lunes, 26 de octubre de 2009

Wonderland, coitus interruptus


Director: James Cox (2003)
Guión: James Scott, D. Loriston Scott, Todd Samovitz y Captain Mauzner
Actores: Val Kilmer, Lisa Kudrow, Kate Bosworth, Christina Applegate, Josh Lucas, Dylan McDermott, Carrie Fisher, Tim Blake Nelson, Natasha Gregson Wagner, Janeane Garofalo





Wonderland (Sueños Rotos) es un biopic sobre el actor de cine porno más grande de la historia, John Holmes. El director James Cox tira por la vía facíl y convierte este film que retrata la época en la que el intérprete del pene de 35 centimetros se vio implicado en dos asesinatos múltiples relacionados con drogas en un simple film policiaco del montón rodado con un tono efectista excesivo e injustificado.




James Cox no tiene personalidad y el guión que pusieron en sus manos (escrito por 4 personas) es del todo caótico, de modo que el director se apoya en un look visual que trata de impactar y lo único que hace es saturar al espectador. Este estilo de realización basado en la superposición de la forma sobre el fondo está (mal)influenciado por miles de directores reconocidos. El trabajo de Cox detrás de la cámara en el apartado técnico es una mezcla de Guy Ritchie, Oliver Stone, Martin Scorsese, el Darren Aronofsky de Requiem Por Un Sueño, Quentin Tarantino... todos mal asimilados por el director, pero este último peor que ninguno ya que Cox trata de realizar narración fragmentada o mostrar los mismos sucesos desde distintos puntos de vista pero con resultado desastroso por su parte y por la de los guionistas.




De los actores (el film tiene un gran reparto del todo desperdiciado) Val Kilmer se esfuerza lo que puede como Holmes, Dylan McDermott está curioso con sus pintas de motero, Josh Lucas sobreactuado hasta el asco y en contraposición a este Jeanene Garofalo y Christina Appelgate no dicen ni tres frases en todo el film. Nota a parte para Kate Bosworth que tras esta cinta que nos ocupa y Superman Returns se ha confirmado como una de mis actrices a evitar.




Wonderland es un desatre, mal escrito (no se profundiza en la personalidad ni las motivaciones de los protagonistas) peor dirigido, que no sabe retratar el ambiente de autodestrucción en el que se mueven los personajes, el exceso de ingestión de distintas drogas en el film da risa, con continuos chutes de caballo por parte de casi todos los roles y hasta se ve a John Holmes meterse cuatro tiros de farla seguidos sin inmutarse, no es que se haga en el film un retrato trivial del consumo de droga, es que el mismo es tan exagerado que no es creible en ningun momento.




Este film es indigno de Joh Holmes y su vida, tanto personal como profesional. Si alguien quiere ver un homenaje muy digno sobre este hombre que murió de SIDA en el mes de Marzo del año 1988 que le eche un vistazo a esa maravilla llamada Boogie Nights de Paul Thomas Anderson que no utiliza los nombres reales de Holmes y su personas cercanas, pero que abarca desde su origen modesto, su ascenso a la cumbre del cine para adultos, hasta su época de decadencia por culpa de la droga y la prostitución, pero con honor, respeto y profesionalidad, la que a James Cox le falta y al director de Magnolia le sobra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada