domingo, 19 de mayo de 2013

Furia Ciega, el paraíso perdido de Milton




Título Original Drive Angry (2011)
Director Patrick Lussier
Guión Todd Farmer y Patrick Lussier
Actores Nicolas Cage, Amber Heard, William Fichtner, Billy Burke, David Morse, Katy Mixon, Christa Campbell, Charlotte Ross, Nick Gomez




A nadie se le escapa que a día de hoy la carrera de Nicolas Cage va de culo, cuesta abajo y sin frenos (simil muy adecuado para la temática de la cinta que nos ocupa). El ganador de un Oscar por Leaving Las Vegas debe un dineral al fisco por una vida de excesos llena de cómics y pelucas variadas, por ello guión que le ponen delante película que rueda seguramente sin echar un vistazo ni al título del producto que le están ofreciendo protagonizar. Entre tanta mierda de vez en cuando se mete en algún proyecto interesante como Kick-Ass o Teniente Corrupto, pero la regla general es hacer bazofias como Contrareloj (Stolen) o chorradas como El Aprendiz de Brujo y las dos entregas de La Búsqueda (National Treasure).




Drive Angry (Furia Ciega en el "acertadísimo" título en España) es una cinta fallida en muchos sentidos que quiere ser algo que no puede pero que tiene buenas intenciones en lo que respecta a ser un producto de evasión cafre y desenfadado. Como acabo de comentar el film no consigue su cometido pero aún siendo una malísima película sin pies ni cabeza realizada como si fuera una especie de collage de cientos de largometrajes, cómics o referencias a la cultura pop se revela como una de las cosas más decentes dentro de la vertiente más cutre del grueso de la filmografía reciente de Nicolas Kim Coppola.




Milton (Nicolas Cage) busca vengarse de Jonah King (Billy Burke) el líder de una secta satánica ha matado a su hija y secuestrado a su nieto recién nacido. En su viaje por las carreteras de Estados Unidos le acompañará Piper (Amber Heard), una guapa camarera que cansada de su vida de mierda decide unirse a su causa. Paradójicamente a ellos dos también les seguirá la pista un misterioso personaje conocido como "El Contable" (William Fichtner) cuya naturaleza sobrehumana tiene mucho que ver con el pasado, presente y futuro de Milton. Cuando todos crucen sus caminos una batalla de proporciones apocalípticas tendrá lugar.




Drive Angry es el resultado de mezclar películas como  Ghost Rider 1 y 2 (aquí nuestro Nic controla, cuidado) Death Proof o Abierto Hasta el Amanecer con obras de otros medios como el cómic Predicador creado por el guionista Garth Ennis y el dibujante Steve Dillon. Es decir, un pastiche indigerible que en manos de alguien con talento a lo mejor se hubiera convertido en una obra de culto del cine macarra norteamericano de segunda fila pero que habiendo sido pergueñado por ese mercenario sin talento que responde al nombre de Patrick Lussier (Drácula 2000 y secuelas, San Valentin Sangriento 3D) se queda en un quiero y no puedo de campeonato.




Lussier lo tiene todo, a un actor que se ha convertido en una parodia de sí mismo acompañado de una inenarrable peluca rubia como protagonista, una actriz morbosa hasta decir basta haciendo de chica dura, un actor más o menos serio y contenido dando vida a la muerte, el emisario de Satán o sabe dios qué y al actor que interpretaba al único rol con dos dedos de frente de la saga Crepúsculo (el padre de la drogodependiente Bella) con una vestimenta y peinado que le emparentan con José Luis Rodríguez El Puma. A todo ello se le añaden demonios, armas milenarias, gore, tetas, coches deportivos de todo tipo y unos efectos digitales en 3D cutrísimos. Es decir, a Drive Angry no le falta nada para marcar época dentro de ese cine que es tan malo que acaba siendo bueno.




Pero el producto no cuaja. Lussier tiene la materia prima pero no las dotes como narrador y verdadero conocedor del tipo de cine al que quiere homenajear o lo que viene a ser lo mismo, quiere ser Quentin Tarantino pero no llega ni a Robert Rodríguez, quiere realizar una Serie B y le sale una Z pero sin encanto. No hay auténtico cariño por narrar un divertido disparate y sólo en contadas ocasiones brilla la chispa (el momento del personaje de Fichtner con el camión y el remolque de nitrógeno líquido en claro homenaje a Terminator 2: El Juicio Final de James Cameron) el resto es una sucesión de escenas alocadas (la de sexo con tiroteo está copiada de la de Shoot'em Up cinta que sí consigue ser lo que Drive Angry quiere y no puede, un disparate memorable) que no llegan al espectador porque son falsarias e impersonales aunque finjan transmitir caos y anarquía.




Pero hay cosas que se pueden salvar de la quema indudablemente. Una Amber Heard de rompe y rasga con unos pantalones vaqueros cortos y unas camisetas ajustadas impresionantes, un William Fichtner memorable como The Accountant con salidas cojonudas como si fuera un personaje nacido de la pluma del ya mencionado guionista irlandés Garth Ennis de cuya boca salen diálogos cachondos, carisma y mucha mala baba, la siempre agradecida aparición de un actor como David Morse que con su sola presencia física ya da caché a cualquier producto en el que se implique aunque aquí sale durante poco metraje o la presencia de esos cochazos a lo largo de toda la película.




Es una pena pero Drive Angry no llega ni a placer culpable, carece de las características para tan insigne título. Para pasar un rato entre amigos, cervezas, patatas fritas de bolsa y algo de marihuana puede aceptarse porque como cinta es entretenida, lo suficientemente estúpida como para no aburrir y en contadas ocasiones tiene salidas de agradecer o la presencia de actores y personajes estimables. Pero es un fracaso hasta como mala película con encanto, porque al igual que sucedió con el RZA de El Hombre de los Puños de Hierro Patrick Lussier confirma que hay que tener un mínimo de talento para hacer una pasada de rosca fílmica que pueda ser recordada con una sonrisa en la boca por su desenfadado descaro, desvergüenza y afán por divertir, pero Mark Neveldine y Brian Taylor sólo hay dos, suelen trabajar juntos y por suerte o por desgracia no tienen nada que ver con la cinta que nos ocupa.



11 comentarios:

  1. Pues A Mi Me Ha Gustado.
    En medio de la moda de "revindicar la serie b" siendo más cool y moderno que nadie, esta peli me parece una desacomplejación bastante de agradecer. Que me parece "serie b" de la de verdad, vaya, aunque decir eso no sea exactamente un halago...
    Y sí, es un ñordo. Un mondongo marrón sin la suficiente cantidad de pelillos de escroto pegados para que podamos irnos de cabeza al desfase al estilo Troma. Pero es, a mí parecer, un ñordo divertido y descendiente directo de polladas-intragables-pero-entrañables como "La Carrera de la Muerte del Año 2000" o, yo qué sé, "Zombie 2: Nueva York bajo el poder de los zombies".

    ResponderEliminar
  2. Creeme que me gustaría estar de acuerdo, es más, creo que uno de tus comentarios favorables hacia la película fue de los que me incitó a verla, pero no, le falta encanto, le falta magia, le falta ser realmente badass.

    De modo que como no nos vamos a poner de acuerdo no queda sino batirnos:

    http://4.bp.blogspot.com/_92w1K2RDNKE/SLH_UdLPZcI/AAAAAAAAABs/iPNKhj_eIbE/s320/batidora.jpg

    ResponderEliminar
  3. >Para pasar un rato entre amigos, cervezas, patas fritas de bolsa y algo de marihuana

    Deberíamos quedar un día, creo que congeniaríamos de puta madre xD

    ResponderEliminar
  4. ¿Dónde están esa quedada y esas birras?

    ResponderEliminar
  5. Pues una quedada zonera tendría lo suyo, pero claro, aquí Samano y yo sureños, tú chicarrón del norte, Drummer asturiano y encima la mayoría de usuarios ya tienen nietos, quedar todos y ponernos de acuerdo sobre si hacer botellón o jugar a la petanca sería un puto lío que por otro lado merecería la pena, qué duda cabe.

    ResponderEliminar
  6. Entre botellón y petanca el punto medio es restaurante con opción a bebida y luego bares.

    Entre norte y sur el punto medio es norte porque el norte es lo mejó. The King in the North!

    ResponderEliminar
  7. Hombre San Sebastián es preciosa (menos para aparcar, que me entraron ganas de cortarme las venas y mandaros a %&$%&), pero donde se ponga una tapa gratis con la bebida que se quite un pintxo! Eso sí, cerveza sí te dejo elegir que la Cruzcampo es una mierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tapa gratis de mierdiaceitunas por encima de un pintxo de crepes de hongos? Y sí, San Sebastián no es para aparcar, es para usar el transporte público. Semos una ciudad limpia.

      Y Cruzcampo es orín en lata. ¡Huye! Todos a una sidrería, ¡pero ya! Que el menú saldrá por unos 25 euros, pero es sidra sin límite y las mejores chuletas y bacalaos que comerás en tu vida. Y revuelto de hongos, tortilla de bacalao, choricillos a la sidra, y de postre queso, nueces, membrillo, tejas y cigarrillos (que se llaman así, nada de fumál, aunque también podéis).

      Eliminar
  8. ¿Tapas de aceitunas? ¿Dónde has tapeado tú aquí en el sur? Las aceitunas es lo que te ponen cuando te traen la bebida y llega la tapa de verdad. Tú no has ido a tapear por Granada o en mi ciudad (famosa por tener el mejor tapeo de Jaén), si no ni te acordarías de los pintxos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Eso! Te han debido traer a mi ciudad o Sevilla, que son igual de rácanas en las tapas (inexistentes). En Jaén o Granada les falta ponerte con la bebida un lechón, porque sería la única manera de comer mejor de tapeo. Y de Jaén doy fe que el año pasado estuve trabajando por allí (en Orcera Armin), y el anterior fui varias veces a San Sebastián de visita ya que trabajaba en Santander, y no hay color (que no digo que no se coma bien, pero no de tapeo).

    Y lo siento tío Reve, pero lo de las chuletas y el bacalao no se lo dices en la calle a un tío de Huelva! xD

    ResponderEliminar