viernes, 9 de octubre de 2009

À l'intérieur, children of the damned



Director: Alexandre Bustillo & Julien Maury (2007)
Guión: Alexandre Bustillo & Julien Maury
Actores: Béatrice Dalle, Alysson Paradis, Nathalie Roussel, François-Régis Marchasson, Jean-Baptiste Tabourin, Dominique Frot, Claude Lulé





Había oido hablar mucho sobre la ópera prima de los franceses Alexandre Bustillo y Julien Maury, según muchos era la cinta más bestial y arrebatadoramente cruda de la historia del cine (gente echando la papa en el festival de Sitges, personas saliéndose de la sala a mitad de proyección). El resultado es el de siempre, te la han vendido como algo tan monstruoso en tantos sitios que al final, como casi siempre, la cosa no es para tanto.




À l'interieur es una muy buena cinta. Dirigida con tanto oficio que no parece la primera obra de sus directores. Desde el accidente del inicio ya se puede ver una puesta en escena compleja y muy trabajada. Bustillo y Maury consiguen algo harto difícil, despojar completamente de ironía una cinta gore y convertirla en un aterrador, bestial, nada complaciente e incómodo cuento envenenado, que se convierte en una oda a la maternidad (que no a la figura materna) dando profundidad a la historia y credibilidad a los personajes, con influencia del giallo italiano, algunos ecos de Alta Tensión de Alexandre Aja y una música idéntica a la que compuso Angelo Badalamenti para David Lynch en Mulholland Drive.




Pero hay fallos en À l'interieur, la excesiva torpeza de los policías que entran en la trama a mitad de metraje y que en cierto modo lastran la narración, la innecesaria escena zombie que arrebata de una sola tacada el hiperrealismo que imperaba en la obra hasta ese momento y que solo sirve para justificar los hechos que tienen lugar al final de la cinta. También destacar para mal la previsible y poco probable explicación que se da para que el personaje de la mujer de negro haga lo que está haciendo. Si no hubieran expuesto los motivos más allá de los evidentes que se ven en pantalla, el mensaje hubiera tenido más fuerza, universalidad y carácter alegórico.




Con respecto a lo de que es bestial, hasta los 10 minutos finales es una más de tripas muy bien hecha, sangre muy realista y bastante salvajismo. Eso sí, la escena en las escaleras que cierra la cinta es realmente dura de ver, en plano americano para que el espectador se recree bien (no escatiman detalles los directores, enemigos a muerte de las elipsis) y la última y extrañamente preciosista toma remite directamente a las pinturas negras de Goya en general y a Saturno Comiéndose a su Hijo en particular, pero no, no sale nadie comiéndose a un bebé, tranquilidad.




À L'interieur (o Inside como se titula en el mercado internacional) es un largometraje formalmente radical que recomiendo, pero no a todo tipo de espectador. Por suerte mi estómago está curtido y tanto mi acompañante como yo pudimos tranquilamente ver la cinta comiendo unas sabrosas palomitas de maiz con azúcar. Pero hay gente que es posible que no lo pase tan bien con su visionado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada