viernes, 5 de marzo de 2010

Precious, a tortas con la vida


Título Original: Precious(2009)
Director: Lee Daniels
Guión: Geoffrey Fletcher basado en la novela de Shappire
Actores: Gabourey Sidibe, Paula Patton, Mo'Nique, Mariah Carey, Sherri Shepherd, Lenny Kravitz



Precious es desde su estreno un fenómeno social en Estados Unidos. El film producido por la mediática y todopoderosa Oprah Winfrey ha reventado las taquillas yankis y ha postrado a la crítica especializada a sus pies. La cinta ha sido candidata a cientos de galardones y aspira a 6 premios de la academia, incluidos los de película, guión adaptado, actriz y actriz secundaria.




Bajo su fondo de falso envoltorio de cinta indie Precious no es nada más y nada menos que un Telefilm del montón, que hace un abuso descarado de los golpes más bajos, emocionalmente hablando, para llegar al espectador. El guión de Geoffrey Fletcher basado en la novela de Shappire tiene tan poca consistencia que para posicionarse en un nivel drámatico considerable hace un uso burdo y gratuito de la violencia física contra la protagonista con la poco honesta misión de emocionar como sea a la platea.




Otros dos fallos destacables que hieren de muerte el film son las mal rodadas, poco inspiradas y hasta estúpidas ensoñaciones de Precious para evadirse de la realidad y sobre todo la acumulación de tramposos giros narrativos de exagerado matiz trágico con respecto a la protagonista (la escena de la televisión es excesiva y manipuladora) que quieren incitar a la lágrima fácil como una vulgar TV Movie de sobremesa.




De Precious sólo podría destacarse la labor de sus dos actrices protagonistas y tampoco es que estén impresionantes, porque a parte de las buenas intenciones de la película poco más de interés tiene la segunda cinta en labores de dirección del realizador Lee Daniels. Sentimentalismo de baratillo que seguramente se lleve unos cuantos Oscars este Domingo, porque la historia es de las que gustan a la academia y de las que a mí normalmente me repelen. Odio las obras que me lo dan todo masticado y que me dicen cómo y cuándo debo sentir depende qué cosa, la demagogia en celuloide hace mucho tiempo que dejó de interesarme.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada