lunes, 27 de julio de 2009

X-Men III: La Decisión Final


Título Original:
X-Men III, the Last Stand (2006)
Director: Brett Ratner
Guión: Zak Penn & Simon Kinberg
Actores: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Famke Janssen, Anna Paquin, Rebecca Romijn-Stamos, Kelsey Grammer, Vinnie Jones, James Marsden





Sigo sin comprender el mal recibimiento que tuvo esta tercera entrega de los mutantes creados por Stan Lee y Jack Kirby, es la cuarta vez que la veo y me sigue pareciendo no sólo una digna sucesora de las dos primeras entregas, sino superior en algunos aspectos a las precuelas dirigidas por un inspirado Bryan Singer




Desde el magnífico inicio la cinta se mete en el bolsillo al fan de la Patrulla X: La presentación de Jean, la de Ángel, la engañosa y genial referencia a la saga Días del Futuro Pasado, la cabeza del Centinela, la Bola Especial y la Sala de Peligro, todo en unos 5 minutos, un festín para el seguidor clásico de los cómics.



X-Men III, la Decisión Final, auna las tramas de dos de las más célebres sagas de la Patrulla X, La Saga de Fénix Oscura escrita por Chris Claremont y dibujada por John Byrne y la más reciente El Don, con guión de Joss Whedon y lápices de John Cassaday. Es cierto que no son del todo fieles a ellas y que los guionistas se toman algunas licencias con respecto a las mismas a la hora de llevarlas a imágenes, pero es comprensible si se quiere condensar las dos subtramas en una cinta de no más de 105 minutos para crear un argumento central.



En la cinta se agradece la presencia de gente como Coloso, Kitty Pride (ambos con sólo un cameo en X-Men II), Juggernaut (que no es un mutante como nos dejan ver en la cinta) o un Kelsey Grammer pletórico como Bestia, todos ellos con algún momento memorable a pesar del coral desfile de personajes que se da cita en la película y muchos de ellos con breves cameos imperceptibles para el ojo poco avispado, no aficionado a los cómics.




Huelga mencionar por otra parte, el carisma de los protagonistas de la trilogía como Lobezno, Jean Grey, Charles Xavier, Magneto o la agradable presencia de Pícara, Mística o Tormenta, todos ellos interpetados por actores que ya conocen bastante bien (unos más que otros, Jackman, McKellen y Stewart se han mimetizado de manera soberbia con sus roles) a sus personajes, que con esta entrega ya han intepretado en tres ocasiones. La nota discordante, lo que hacen con Cíclope, que no tiene nombre, sí, James Marsden no destila mucha personalidad, pero joder, es el líder de los putos X-Men.



Si el soberbio trabajo de Singer en sus dos entregas era frío y quirúrgico (como lo es en toda su filmografía), llegando a un culmen de perfección en la segunda parte, la de Ratner en la cinta que nos ocupa no es menos certera y transmite muchos más sentimientos que la del director de Sospechosos Habituales, si la realización del primero es analítica, la del segundo es instinitiva, visceral y con ella nos ofrece algunas escenas magistrales y posiblemente una de las mejores secuencias cinematográficas del año 2006, la batalla campal con trágicos resultados en casa de Jean Grey, una perfecta fusión de imágenes, efectos especiales y banda sonora, si encima tenemos en cuenta que hablamos de la labor detrás de las cámaras del señor que se hizo famoso con la trilogía de Hora Punta el mérito es realmente encomiable.




Una gran película sobre superhéroes, dirigida con soltura, con una trama realmente interesante, ritmo frenético, un halo apocalíptico y crepuscular magnífico y escenas memorables cada pocos minutos, contiene fallos, no lo neguaré, pero los mismos se revelan como virtudes si los comparamos con ese engendro llamado X-Men Orígenes: Lobezno que escupe sobre la esencia de todos y cada uno de los personajes que pueblan su trama (aunque lo de Masacre es para descabezar a más de uno). Una excelente trilogía la realizada para llevar a estos memorables personajes al cine, una pena que con la única misión de sacarnos los cuartos exista la ya mencionada cinta de Gavin Hood sobre el origen del personaje de Logan, que produce verdadera vergüenza ajena.



2 comentarios:

  1. Pues temo no poder coincidir esta vez con la opinión.
    Singer no es un director que me apasiona, pero si me interesa bastante, incluso en Superman Returns (cuyo ritmo pausado es insólito en el cine mainstream actual) y Valkiria (con todo ese tono casi documental); y me habría gustado ver su versión de X-men 3, que ya fue preparando más que bien en la dignísima segunda parte.
    El problema es que cuando veo la pelicula de Ratner, tengo la sensación de que se ha quedado a años luz de desarrollar su potencial. Se llena el metraje de personajes secundarios que son meros apuntes destinados a los frikis de toda la vida, y la trama centra se descuida, quedando el final en una impresionante muestra de efectos especiales, pero totalmente carentes de la espectacularidad de, por ejemplo, la segunda parte filmada por Synger.

    ResponderEliminar
  2. Lo de Superman Returns no era ritmo pausado, era aburrimiento puro y duro XD.

    Bueno, a lo que vamos, me parece muy correcta tu opinión, que no es del todo desfavorable hacia la cinta, es que yo he llegado a escuchar agente que la pone fatal, he oido a gente decir que prefiere Elektra ¿¿?? antes que esta X-Men III, que puede gustar más o menos, pero como mínimo (no es mi caso, me parece un gran film, dentro de su género) es una cinta más que correcta.

    ResponderEliminar