jueves, 2 de julio de 2009

El Marido de la Peluquera, poética sensualidad de postal.


Título Original:
Le Mari de la Coiffeuse (1990)
Director: Patrice Leconte
Guión: Patrice Leconte
Actores: Jean Rochefort, Anna Galiena, Roland Bertin, Maurice Chevit




El veterano director francés Patrice Leconte dirigió en el año 1990 El Marido de la Peluquera, una de sus cintas más célebres, con ella cosechó un gran número de premios, alabanzas por parte de la crítica, un cosiderable éxito en la taquilla y lanzar a la fama a la atractiva actriz italiana Anna Galiena.




La décima película de Leconte es un film correcto, soberbiamente rodado y con un cierto aire de realismo mágico a lo Isabel Allende exquisito, pero se me ha antojado en todo momento esquivo y en algunos momentos inintencionadamante falsario, a un lirismo visual muy correcto le acompaña una farragosa narración en off por parte de un insoportable Jean Rochefort que lastra todo el desarrollo del film, que ciertamente transmite la sensualidad y la pasión de los dos amantes, pero que en conjunto quiere sera tan poético que se torna idealizado (en el mal sentido de la palabra) y hasta cierto punto artificioso.




Llegando el final del film los protagonistas optan por tomar decisiones insulsas, que por muy románticas que sean descaracterizan a las personas que estaba retratando Leconte, el guión da bandazos sin sentido en pos de una profundidad que nunca toma forma y que deja al espectador sumido en una incredulidad que diluye las agradables (pero nunca memorables) imágenes que nos habían, de alguna manera, deleitado en las dos primeros tercios de la película.




El Marido de la Peluquera
es una oda a la infancia, al despertar sexual y al amor, pero no es desde mi punto de vista ese gran film del que tan bien me habían hablado, tocando un tema más o menos similar y con resultados mucho más satisfactorios Robert Mulligan dirigió una maravillosa cinta en 1972 que a mí al menos me transimitió muchas más sensaciones cuando la vi (hace muchos años) que esta correcta pero sobrevalorada Le Mari de la Coiffeuse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada