miércoles, 8 de julio de 2009

Confesiones de Una Mente Peligrosa, espías, mentiras y telebasura



Título Original: Confessions of a Dangeroues Mind (2002)
Director: George Clooney
Guión: Charlie Kauffman, basado en la novela de Chuck Barris
Actores: Sam Rockwell, Drew Barrymore, George Clooney, Julia Roberts, Rutger Hauer





A todos aquellos que crean que los primeras muestras como gran director del actor George Clooney surgieron en esa obra maestra llamada Buenas Noches y Buena Suerte, les recomieno que echen un vistazo a la ópera prima como cineasta del protagonista de Abierto Hasta el Amanecer, Confesiones de Una Mente Peligrosa, que adapta la autobigrafía (no autorizada según el muy original título) del presentador de televisión americana Chuck Barris.




Barris fue el creador de la telebasura americana y dio forma a esos ridículos programas sobre parejas y citas entre desconocidos o los que mostraban a cantantes pésimos que eran abucheados y denigrados por el respetable, demostrando que un tipo sin talento era capaz convertirse en un productor de éxito en en la televisión y batir records de audiencia mostrando productos infectos que se hacían de oro mostrando las bajezas del ser humano y que por desgracia llegan hasta nuestros días.




Pero el escándalo llegó cuando Barris editó sus memorias en el año 1984, en ellas dio a entender que formó parte de los servicios de inteligencia americana, la CIA, durante la guerra fría, que fue agente encubierto, que viajaba de carabina con los concursantes de sus programas para cumplir sus misiones en el extranjero y que asesinó a más de 30 personas, todo suena a rocambolesco y disparatado, pero tanto si es cierto (que lo dudo) como si es todo una patraña, en ese libro había abundante material para hacer una película.




Confesiones de Una Mente Peligrosa
está tan bien realizada tecnicamente que ya desde su estreno en el festival de Berlín del 2002 se empezó a rumorear que en realidad no estaba rodada por el propio Clooney (se comentaba que su amigo y socio Steven Soderbergh se la había dirigido entre las sombras), su segunda cinta desmentiría estas teorías mostrando al actor/director como un soberbio autor. Clooney no deja la cámara quieta un segundo, sus planos son complicados pero siempre en concordancia con la historia que nos narra y su estilo televisivo, en la forma la cinta se emparenta al estilo de los Coen, aunque en su fondo se deja notar la ironía de un Robert Altman y la acidez (más moderada por supuesto) de un Todd Solondz, pero eso es por el excelente guión, adaptado de la novela de Barris por el posiblemente mejor escritor cinematográfico del cine actual, el inmenso Charlie Kauffman, autor de los libretos de joyas como Adaptation, Eternal Sunshine of the Spotless Mind o Cómo Ser John Malkovich.




Como se ha podido ver en un par de entradas previas de este blog, un servidor siente una gran admiración por el actor Sam Rockwell, un talentoso señor al que le dan muy pocos papeles protagonistas pero que sabe explotar tanto los secundarios que les ofrecen que a veces llega a eclipsar a sus compañeros de reparto que en principio tienen más peso en la trama que él, (La Milla Verde, Los Impostores). En la cinta que nos ocupa Rockwell está en su salsa, carismático, gracioso, repelente, moviendo su personaje con pericia entre el drama y la comedia y mostrando un química más que notable con una redondita y entrañable Drew Barrymore. Como secundarios cumplen con solvencia el mismo Clooney, un intachable Rutger Hauer como asesino estrambótico y una Julia Roberts memorable como agente de la CIA.




Confesiones de Una Mente Peligrosa es una ácida, cruel y muy crítica visión sobre la televisión americana y sus servicios de inteligencia (mostrados como un grupo de incompetentes de gatillo fácil). Nunca sabremos a ciencia cierta si la historia que nos cuenta Barris en su libro y este film, relacionada con su supuesta pertenencia a la CIA es real, pero la misma dio pie a un excelente obra que debería ser revisionada por la excelente calidad que destila en todos sus apartados, pero bueno, si tenemos en cuenta que se estrenó en cines hace 6 años y aún no ha sido editado en dvd en España, pues poco más podemos hacer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada