jueves, 11 de junio de 2009

Twin Peaks, luz y oscuridad entre dos mundos


"Twin Peaks es diferente... y así es exactamante como nos gusta que sea. Pero tenemos que pagar el precio por ese aislamiento. Hay algún tipo de entidad maligna en esos viejos bosques... Llámelo como quiera, una oscuridad, una presencia. Nos acompaña desde tiempos inmemoriales y siempre hemos luchado contra ella"
Sheriff Truman


Corría el año 1989. David Lynch era ya por aquel entonces un reputado director de cine con obras como Cabeza Borradora, El Hombre Elefante, Dune o Terciopelo Azul y Mark Frost un conocido guionista de televisión que incluso ganó un premio Emmy por revitalizar la mítica serie Canción Triste de Hill Street. Ambos se conocieron y congeniaron, tras algunas conversaciones decidieron poner en marcha un proyecto sobre la vida y muerte de Marilyn Monroe que nunca vio la luz. Por suerte para millones de personas en detrimento de este trabajo nació la serie que cambiaría la historia de la televisión para siempre, Twin Peaks.





Twin Peaks
, que en un principio iba a titularse Northwest Passage, fue gestada por la unión de dos mentes totalmente opuestas. La de un cineasta revolucionario, con un mundo onírico, cálido y luminoso en su exterior, pero oscuro y terrorífico en su interior y la de un conocedor del medio televisivo con una profesionalidad intachable.




La serie a primera vista parece una sencilla historia de manual. El cadáver de una chica asesinada aparece en el lago de un pequeño pueblo cerca de la frontera con Canadá, la muerte de la misma está relacionada con un crimen anterior investigado por el FBI, de modo que la oficina federal de investigación manda a uno de sus hombres para ocuparse el caso. Hasta aquí todo normal.




Pero la cosa cambia desde el principio cuando sabemos que no estamos hablando de un representante de la ley como los demás, sino del agente especial Dale Cooper (Kyle MacLachlan en el papel de su vida) el personaje más carismático que ha dado el tubo catódico en toda su historia. Un detective de una integridad intachable y una personalidad arrolladora, con métodos deductivos cuando menos curiosos, así como poderes premonitorios y extrasensoriales.



Dándole la réplica y encabezando un largo plantel de secundarios nos encontramos con el sheriff Harry S. Truman (Michael Ontkean). Otro personaje inolvidable, tipicamente americano, un buen hombre que desde el principio deposita toda su confianza en Cooper y sus poco ortodoxos métodos de investigación. Ambos son el nucleo central de la serie, al inicio de la misma (sin olvidarnos del cadáver de Laura Palmer, el MaCguffin del relato), el agente del FBI y el representante de la autoridad local serían los equivalentes en la ficción de los mismos Lynch y Frost respectivamente.




Una de las grandes virtudes de Twin Peaks es poseer una casi interminable galería de estrambóticos y atípicos secundarios. Lynch y Frost aprovechan este desfile de individuos no solo para convertirlos a todos en sospechosos potenciales del asesinato de la joven Laura Palmer, sino también para parodiar sutilmente culebrones como Falcon Crest, haciendo que practicamente la totalidad de los personajes sean infieles los unos a los otros, matengan relaciones de alcoba con una o más personas o luchen de manera rastrera por los terrenos que dan forma a la ciudad (es inevitable no pensar en Ángela Channing cuando se ven las malas artes de Catherine Martell, el personaje interpretado por Piper Laurie)




El episodio piloto de Twin Peaks, que tiene duración cinematográfica, (90 minutos), es una de las piezas más sólidas que ha dado la televisión mundial y la carrera de David Lynch,. El capítulo está dirigido por el realizador de Carretera Perdida y escrito por él mismo junto a Frost. Tiene una presentación de personajes excelente, asienta magistralmente las bases de la serie y está tan bien realizado que en Europa incluso se proyectó en algunas salas cinematográficas y se editó en vídeo con un final autoconclusivo distinto al de la versión original, con el título de Asesinato en Twin Peaks.




La primera temporada de Twin Peaks, que consta de 7 capítulos, más el piloto, es un ejemplo espectacular de cohesión temática y pulso narrativo. Todos los episodios son de sobresaliente, en el tercero (Zen, una habilidad para cazar a un asesino) se nos muestra por primera vez y de manera explícita el corte sobrenatural de la serie, el sueño de Cooper, que se extendería a lo largo del resto del serial. El octavo, el último del primer arco argumental (El último atardecer) es el único dirigido por Frost, tiene un guión sólido y una de las mejores realizaciones de toda la serie, además, se cierra con un exagerado cliffhanger que no solo deja en vilo la continuidad de casi todos los personajes centrales poniendo en peligro sus vidas, sino que de manera bastante inteligente y acertada (idea del mismo Frost) no desvela en nigún momento quién mató a Laura Palmer, asegurándose los creadores del producto, casi con toda certeza, la producción de una segunda temporada. Para entonces Twin Peaks era un éxito atronador en Estados Unidos.




La serie estaba en boca de todo el mundo al otro lado del charco. Crítica y público conicidían en que suponía un antes y un después en la historia de la pequeña pantalla. Camisetas y tazas con la frase "¿Quién mató a Laura Palmer?", especiales televisivos, incluso aquí en nuestro país José Luis Garci presentó uno cuando se emitió la primera temporada en una por entonces recién nacida cadena llamada Tele 5, clubes de fans, revistas, guías turisticas ficticias de la ciudad, éxitos desorbitados de audiencia, legiones de seguidores idolatrando a los actores del reparto (sobre todo los que daban vida a la juventud local en la serie), Frost siendo asediado en los late night para que desvelara los secretos que daban forma a su gallina de los huevos de oro, David Lynch en la portada de la revista TIME y la inmensa banda sonora, compuesta por el genial Angelo Badalamenti, convertida en un hit de ventas descomunal. Acababa de nacer un éxito sin precedentes y sobre todo, la televisión de autor, el resto, es historia.





Lynch y Frost estaban en lo más alto. La productora que ambos fundaron, Lynch/Frost productions (originales los muchachos con el nombre) para dar forma a la serie, se embarcaba en 1990 en la creación de la que sería la segunda temporada,. Esta vez con el respaldo y la confianza ciega de la cadena que emitía el programa en Estados Unidos (la ABC) y con 22 episodios en su haber para desarrollar debidamente todas las subtramas. Era el principio del fin, pero nadie lo sabía aún.



La segunda temporada empezó con uno de los mejores episodios de toda la serie (¿Puede el gigante estar contigo?). Al igual que el piloto su duración fue de 90 minutos y en él, Lynch y Frost, en un giro que les ennoblece como autores, dieron rienda suelta a su universo sobrenatural y con ella la conocida fama que siempre ha acompañado a Twin Peaks de serie extraña e indescifrable. Dejando un poco de lado el crimen de la hija de la familia Palmer los creadores hicieron recaer casi todo el peso de la trama en las premoniciones de Cooper y en los espíritus, mediums y seres extraños que pulalaban por la serie. Destacar de este episodio que iniciaba la segunda y última temporada, su final, con el sueño de Ronnete Pulaski (la única testigo del crimen) en el que se nos muestra por primera vez el asesinato de Laura. La escena más aterradora que jamás he visto en la pequeña pantalla y uno de los momentos cumbre de David Lynch como realizador.




Muchos fueron los motivos que hicieron que Twin Peaks desapareciera prematuramente de nuestras pantallas. El cambio de día de emisión, el matiz surreal que tomó el argumento (con el tiempo todos nos hemos dado cuenta de que ese estilo onírico es lo que ha hecho a la serie ser lo que a día de hoy sigue siendo) y que el público de la época no comprendía, el hecho de que Lynch se desvinculara temporalmente del proyecto, para rodar su película Corazón Salvaje y sobre todo la insistencia de la ABC para que se resolviera de una vez quién fue el asesino de Laura Palmer. El director de Inland Empire quería alargar la trama lo suficiente en el tiempo como para que el espectador llegara a un momento en que se olvidara de Laura Palmer. Había un microcosmos cautivador que explotar, lleno de personajes maravillosos y sus creadores lo sabían. Pero los directivos de la cadena les obligaron a dar fin al enigma sobre el crimen. Todo se desveló en el episodio Almas Solitarias, dirigido por Lynch, la cumbre de la serie y un hito en la historia de la ficción televisiva. El misterio terminaba y por aquel entonces la serie ya estaba muerta en vida.




En esta última temporada se dio la mano lo mejor y peor de la serie. Poco después de que se desvelara quién era el asesino material de Laura Palmer. la serie permaneció un mínimo de 4 episodios en tierra de nadie. En la producción se encontraban personas como los directores de cine James Foley (Glenngarry Glen Ross), Uli Edel (R.A.F. Facción del Ejército Rojo), la imaginativa Lesli Linka Glater (Mad Men), Tim Hunter (Carnivàle) o actrices como Diane Keaton que hicieron una muy buena labor detrás de las cámaras. En los guiones Harley Peyton y Robert Engels, los dos hombres que más sabían del universo twinpeaksiano después de sus creadores. Pero el bajón era un hecho, la descaracteriación de muchos de los personajes era notoria y a veces el espectador parecía estar viendo una serie que poco tenía que ver con Twin Peaks. La audiencia empezó a descender (aunque nunca dejó de ser alta), pero no se puede decir en ninguno de los casos que los episodios fueran fallidos. Siempre había alguna escena con la suficiente fuerza para salvar la velada y la trama detectivesca incluso se acentuó. Cuando parecía que el equipo no sabía por donde dirigir la historia, en la recta final de la serie apareció Windom Earle (Kenneth Welsh). Uno de los villanos más memorables jamás vistos y la antítesis de Cooper, no obstante este último fue aprendiz del primero, entre lo cómico y lo demente. Earle dio un soplo de aire fresco al producto y lo enfiló hacia un final a todas luces memorable.




La serie fue cancelada antes de que se emitiera el último episodio que Lynch y Frost habían realizado para cerrar la el círculo. Pero las protestas de miles de fans que se manifestaban en las puertas de la ABC presionaron lo suficiente como para que la cadena emitiera el resto de episodios y estamos hablando de una época en la que internet aún quedaba lejos, por eso la movilización masiva de seguidores de la serie fue descomunal para aquellos tiempos. El último episodio estaba escrito por Mark Frost, Harley Peyton y Robert Engels. Cuando este llegó a manos de Lynch fue desechado casi en su totalidad, sólo se conservaron del mismo el inicio y el final. Los que han llegado a leer dicho libreto dicen que era horrendo (en parte doy fe de ello, porque conozco la sinopsis detallada del mismo), que el cambio radical que el director de Mulholland Drive le dio fue todo un acierto y gracias a ello el último capítulo de la serie (Más allá de la vida y la muerte) es una obra hija de su director al 100%. Los 45 minutos más desconcertantes, geniales y comentados de la televisión moderna y su final, que cabreó a mucha gente, supuso el broche de oro a una serie que nunca acabó.




Twin Peaks finalizó su andadura televisiva, pero la fiebre por ella se extendió por todo el globo. En España fue un éxito y dio a Tele 5 unas audiencias descomunales. El programa dejó huella en muchos paises como Italia, Inglaterra y sobre todo Japón, donde la devoción por él llegó a ser enfermiza. Un año después de la cancelación, Lynch, asociado con la productora francesa Ciby 2000 y con el respaldo del fallecido Aaron Spelling, dirigió, ya sin Frost que se negó a participar activamante en la cinta apareciendo en los créditos sólo como productor ejecutivo, Twin Peaks, Fuego Camina Conmigo, una película que servía de precuela, narrando los últímos días de vida Laura Palmer y su asesinato y (aunque pocos lo saben) de secuela de la serie televisiva. Su estreno fue un fracaso y su presentación en el festival de Cannes fue recibida entre abucheos, pero no por la falta de calidad del film, sino por que muchos creían que Lynch estaba intentando exprimir hasta el máximo y de manera innecesaria la fama de la serie para hacer caja. Nada más alejado de la realidad. El tiempo les quitó la razón y nos demostró que este filme es clave y necesario para entender en su totalidad el trayecto vital, que no el significado, tanto de Laura Palmer como del agente Cooper en el universo de Twin Peaks.



Twin Peaks marcó un hito, fue una serie adelantada a su época, abrió innumerables puertas para otras que vendrían tras ella, no solo las desarrolladas en pequeños pueblos fronterizos con personajes peculiares y extraños como Doctor en Alaska, Picket Fences o Point Pleasant, sino para todas las que vinieron después y que tenían aportes de fantasía o ciencia ficción en sus tramas, ya sean Carnivàle (genialidad de la HBO gestada por actores, guionistas y directores que participaron activamente en la serie de David Lynch y Mark Frost), Expediente X o Lost. Dejó huella en la cultura popular y fue incluso parodiada y homenajeada por algunas de las mejores series de la mal llamada caja tonta. Todos sabemos que no eres nadie hasta que no te parodian Los Simpson.





Twin Peaks,
con sus secretos, su simbología llena de enanos, gigantes, anillos, búhos, madera y fuego, nos regaló momentos geniales y personajes impagables que daban forma a un claroscuro americano. Una historia que nos exponía desde el punto de vista de lo inexplicable el lado más oscuro del ser humano y de una tierra milenaria que se perdió hace siglos. No sólo era una dura visión de la interminable lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, lo puro y lo corruputo. También supuso un fresco sobre el lado más oculto y temible de un contradictorio país que nos muestra una amplia sonrisa mientras espera un momento de descuido para corromper lo inmaculado y profanar lo más sagrado. Pero como esta obra de arte nos mostró de manera soberbia, nadie es inocente. ¿Quién mató a Laura Palmer? sin lugar a dudas, todos y cada uno de nosotros.



11 comentarios:

  1. Es muy tarde y su artículo es muy largo, pero sí diré que Twin Peaks es una serie impresionante en todos los niveles, aunque tiene una de las subtramas más jodidamente tediosas que he visto jamás.
    Mañana le comentaré más profundamente.

    ResponderEliminar
  2. Me imagino cual va a decirme, mañana le quiero aquí a primera hora comentando.

    Y sí, este tochazo no me lo leería yo ni en tres días si fuera de otra persona que no molara tanto como yo.

    ResponderEliminar
  3. Ya leido, compruebo que no recuerdo prácticamente nada de la serie, pero el impacto que me causó cuando la vi permanece intacto, con ese extrañisimo ambiente entre surrealismo cómico, drama y misterio. Ya desde el comienzo del segundo capítulo, creo recordar, vemos que Lynch/Frost no tienen miedo de hacer lo que sea. Y, efectivamente, hacen prácticamente todo durante los 30 capítulos (incluso introducir tediosas tramas de secundarios odiosos en casas alejadas, más propias de la telenovela de las cuatro).
    Desde luego, el tono onírico y fantástico de la serie es uno de los grandes atractivos y una inspiración para productos posteriores (la ya mencionada Carnivale toma hasta actores del universo lynchfrostiano) y da una mayor complejidad a la serie que la de ser un simple whodunit, con la introducción de personajes icónicos como Bob (que es el centro de uno de los planos más terroríficos que he visto jamás en televisión) y un final complejo aunque, en cierta medida, cerrado.
    Twin Peaks es una de esas series que permanecen para siempre, imposible de olvidar.

    ResponderEliminar
  4. Sabía que ibas a mencionar la subtrama de James la femme fatale, el hermano y la madre que los trajo, a todo el mundo le parece innecesaria, a mí me molesta más que se situe fuera del pueblo que por otra cosa.

    La serie una maravilla, la veo dos veces al año de principio a fin y no ha perdido un ápice de fuerza, véanla todos malditos.

    ResponderEliminar
  5. ATENCIÓN PUEDE CONTENER SPOILERS
    Esta serie en su estreno me pilló muy jovenzuela y no la vi,ahora con unos añitos más he tenido el placer de visionarla de manera intensa,ayer termine con el broche final que es la peli,solo decir que es una maravilla,me ha encantado,adivine quien mató a Laura Palmer antes de ver la serie muajajajaja,es una serie en la que sus personajes evolucionan de una manera bestial y que al principio no soportas y luego te caen bien y todo, en mi caso es con Audrey personaje que pasa de niña mimada,malcriada y odiosa a una chica que madura y quiere llevar el negocio de su padre, además se implica muchisimo en la investigación de la muerte de Laura Palmer,algo que no me gustó nada es el cambio radical que hay en su relación con Cooper una vez resuelto el caso.Cooper es un personaje entrañable,integro y en muchos momentos lo veo algo inocentón y todo,el Sheriff el unico medio cuerdo en Twin Peaks XDD,Hank el tio duro y manipulador que nunca sabes que pretende,mi adorado Pit y el cínico Albert,y la extraña Lady Leño.Luego están los personajes hostiables como son Donna(mucho mejor en la peli que en la serie),la tuerta que sobra totalmente,el soso de James,la insoportable e inaguantable Lucy secretaria del sheriff que no es más tonta porque sino no nace la pobre.Pero indudablemente el mejor personaje es el aterrador perro flauta Bob,cada vez que aparecía se me erizaba la piel,la primera vez que lo vi a los pies de la cama de Laura Palmer en una visión de su madre me cagué del susto y que decir tiene el gran actor,desaprovechado totalmente,que es que interpretaba el rol del padre de Laura Palmer,Leland Palmer.
    Puede que yo sea rara pero he entendido la serie y la pelicula perfectamente,tambien es cierto que tenia al mejor conocedor y guia que se podia tener^^,algunos momentos desconciertan pero te hacen querer ver más y mas una serie cojonuda. HE DICHO.

    ResponderEliminar
  6. Después de años teniéndola como cuenta pendiente por fin hoy he visto el último capítulo de la serie, y lanzándome a buscar información por la red recordé su mega-entrada que me he leído entera, lo crea o no.

    Coincido con la opinión general, una primera temporada maravillosa, la segunda hasta la resolución del enigma de Laura Palmer, genial... después la mediocridad absoluta, acabé viendo episodios con el portatil delante porque me parecían insoportables. Incluso cuando aparece Window Earle siguió sin matarme del todo, para mí perdieron esa magia especial y no la pudieron recuperar del todo salvo en el excelente último capítulo.
    Sobre Bob, el plano suyo emergiendo de detrás del sofá y acercándose a la cámara es uno de los más aterradores que he visto en mi vida.

    Por curiosidad, ¿podría sintetizar cual era el final de serie que habían escrito y que Lynch desechó?

    PD: soy Kurt, el puto Blogger no me deja comentar desde mi cuenta de Wordpress-.

    ResponderEliminar
  7. Por encima más o menos se lo comento.

    SPOILERS DE TWIN PEAKS

    El inicio y el final eran igual en ese primer guión, la escena de Cooper con el espejo, pasta de dientes, cabezazo "How's Annie, How's Annie?"

    Pero Cooper se introducía en las cortinas rojas en Glastonbury Grove y no había habitación roja. Tras atravesarlas se encontraba en un lugar como el Hotel del Norte. Más tarde entraba en una habitación que era como la consulta de un doctor ¿? y Cooper se ponía en en la silla como paciente y llegaba el doctor que era Bob ¿¿??.

    Mientras, Truman esperando fuera veía como de un lago salía una especie da amazona con una espada ¿¿?? que tendría que ver con mitos artúricos, esto es muy Mark Frost, el tipo pierde el culo con clanes, logias, sectas... hasta en sus guiones para cine (Los Ceyentes) o novelas escritas (me compré la última de las suyas "Segundo Objetivo" hace poco) sigue dale que te pego el amigo)

    FIN SPOILERS

    Esos son los cambios más significativos con respecto al primer borrador que Lynch desechó, acertando de lleno, ya que no sólo convirtió el último episodio en una genialidad 100% salida de su impronta, es que el mismo Frost dice en las entrevistas de la Golden Box Edition en dvd que con el tiempo vio que Lynch hizo lo correcto.

    La serie pierde fuerza tras la resolución del caso y hay varios capítulos muy flojos. Pero aún así me parece "la serie" un hito en la historia de la televisión.

    No sé si cuando me hablas de megaentrada me lo dices por esta o por la de la película de Twin Peaks Fire Walk With Me, si no te refieres a esta última aquí te la paso, que tiene copiosa información sobre el universo twinpeaksiano y aumque sé que viste en su momento la película, te recomiendo que la revisiones ahora que has visto la serie entera, la verás con otros ojos.

    http://transgresioncontinua.blogspot.com/2010/06/twin-peaks-fuego-camina-conmigo-el.html

    Saludos, joven.

    ResponderEliminar
  8. Me he visto la primera temporada , y es el mejor "marea perdices" que he visto en toda mi vida. Desde el principio el tema esta claro como el agua, pues sus posesiones, sus actos, sus vicios y el hecho de que sea un segundo asesinato, te encamina como una flecha. Pero no, aquí se gastan 7 capítulos en llegar a un punto que en CSI sería un cambio de plano. Pero ya digo, soberbia aun y con todo

    La segunda temporada, visto el capítulo de la revelación, no cuenta con mi entusiasmo, así que la dejare a un lado .

    ResponderEliminar
  9. La primera temporada es un prodigio de cohesión narrativa y conceptual, pero en la segunda están los mejores momentos de la serie con diferencia, el problema son los capítulos de bajón después de la desaparición del personaje que mató a Laura hasta la llegade del "nuevo villano". Con todo hay momentos de la mejor televisión jamás rodada en ambas temporadas.

    ResponderEliminar
  10. Estoy viendo la serie otra vez desde q se emitio en t5 .hace ya 23 años, en aquella epoca quede impactado tenia 13 años. Lo q me animo a volver a verla es q me entere q se hizo una pelicula precuela y como ya sabia de que iba la serie y quien era el asesino me fui como un loco a visionarla. La pelicula me encanto y eso q no recordaba muchas cosas pero solo por ver a laura palmer me parecio apasionante. Luego empeze con la serie y hay q reconocer q es hipnotizadora , esa musica , la foto de laura al final de cada capitulo ,los personajes ,ese hotel , esos donuts ,ese cafe .en fin serie magica y q no es complicada de enteder ,siempre y cndo tengas una mente abierta. Daria lo q fuera por volver a verla sin saber nada y con mi cerebro formateado. Gracias por aclarar muchas cosas en este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvido comentar ciertas cosa ,tengo q reconocer q no soy fan de lynch .vi blue velvet y me parecio muy aburrida y muy abstracta. Y otra cosa q tengo decir q la pelicula fallen de denzel whasinghton se inspira mucho en twin peaks ,una pelicula me gusto y acojono bastante.

      Eliminar