domingo, 28 de junio de 2009

Casual Day, la monotonía de un dia de trabajo


Título Original Casual Day (2007)
Director: Max Lemcke
Guión: Daniel Remón y Pablo Remón
Actores: Juan Diego, Luis Tosar, Javier Ríos, Estíbaliz Gabilondo, Alberto San Juan, Álex Angulo, Secun de la Rosa, Malena Alterio, Marta Etura.


En España somos artífices de un tipo de comedia que sin llegar a ser del todo inteligente, sí es poseedora unas caracterísitcas paródicas lo suficientemente sólidas como para ser considerada un subgénero de cine cómico con un mínimo de pretensiones más allá de la típica cinta de humor constumbrista o adherida al innecesariamente denostado Landismo. La creación de esta rara avis dentro de nuestro país se la debemos al impagable dúo Luis Gracía Berlanga y Rafael Azcona, autores de gran cantidad de cintas que se dejaban influenciar por el teatro del absurdo de Miguel Mihura o la sátira social quevedeiana, Casual Day, la ópera prima del madrileño Max Lemcke, le debe la vida al binomio formado por el cineasta valenciano y el guionista logroñes, pero paradójicamente se queda a años luz del tipo de cine que estos dos señores hacían cuando trabajaban juntos.




Casual Day comete el segundo pecado mortal dentro del cine (el primero es aburrir), dejar completamente indiferente al espectador, todo es correcto en la cinta de Max Lemcke, un excelente reparto con vacas sagradas como Juan Diego, Álex Angulo, Alberto San Juan o Luis Tosar y una pequeña muestra de la nueva ola de actores, realmente solventes, como Secun de la Rosa, la encantadora Estíbaliz Gabilondo o la menos encantadora pero mejor actriz Malena Alterio; los diálogos son creíbles y la dirección correcta, pero la estructura del guión es anodina y no depara ninguna sorpresa durante el metraje al espectador, que espera en todo momento algún arranque de brillantez que nunca acaba de llegar.





La visión ácida sobre las relaciones entre empleados, el arribismo de unos y la excesiva inocencia de otros y el análisis sobre las paupérrimas condiciones de trabajo en las que se encuentran hasta personas preparadas y formadas para una profesión importante se deja notar, pero no hay chispa, el humor está demasiado contenido y las escenas alejadas de la comedia lastran mucho el film y lo convierten casi en un drama de poco calado, el potencial de la historia está latente pero nunca llega a desarrollarse por lo apático del devenir de la trama.




Hay algunos momentos logrados, el inicio del film con las dos chicas hablando, la obsesión del personaje de Secun de la Rosa con la estatua del oso, la parte del Paintball (realmente desperdiciada), la del filete poco hecho y algunos momentos de Alex Angulo con Arturo Valls, pero si hay que destacar algo bien hecho en Casual Day es la interpretación de mi paisano Juan Diego que se come al resto del reparto y el film de pies a cabeza.




En su momento la prensa especializada de nuestro país la recibió con muy buenas maneras, por mí pueden mear haciendo el pino. Casual Day no deja de ser un proyecto desaprovechado que podía haber sido una excelente comedia, pero que se queda en un film tan monótono como un día de trabajo. Antes que la cinta de Lemcke yo recomendaría ver episodios de The Office como Beach Games o por raro que parezca, una película inglesa, que por medio del gore y el humor negro, hace una lectura del mismo mensaje que la cinta que nos ocupa, entreteniendo, haciendo reír y transmitendo al espectador algo más que indiferencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada