viernes, 7 de septiembre de 2012

Sombras Tenebrosas, family matters



Título Original Dark Shadows (2012)
Director Tim Burton
Guión Seth Graham Smith basado en personajes de Dan Curtis
Actores Johnny Depp, Michelle Pfeifer, Helena Bonham Carter, Eva Green, Jackie Earle Haley, Johnny Lee Miller, Chloë Grace Moretz, Bella Heathcote, Gulliver McGrath, Christopher Lee, Ray Shirley, Alice Cooper





Lamento decir a los que lean esta entrada sin haber visto Sombras Tenebrosas que no, Tim Burton no ha recuperado el talento y el punch que desde hace años parece haber perdido en favor de una acomodaticia última etapa de su filmografía que no ofrece un producto realmente consistente desde aquella (ya un poco lejana) La Novia Cadáver que tan buen sabor me dejó, pero que no superó a la anterior Big Fish, la última obra maestra del director de Bitelchus. Pero también es cierto que un servidor no ha salido decepcionado de su última obra cinematográfica y eso que iba con todos los prejuicios del mundo tras ver que lleva años sin ser el mismo.




Año 1752, la familia Collins abandona su Liverpool natal en pos de tierras americanas para comenzar una nueva vida allí alejados de una terrible maldición que amenaza su estirpe. Ya en Estados Unidos, Bárnabas Collins rompe el corazón de Angelique Bouchard, una bruja que le condenará a ver morir a su amada Josette y a vivir eternamente su desdicha como vampiro confinado en un ataud que es enterrado. 200 años después Bárnabas es liberado de su cautiverio y despierta en el año 1972. Allí intentará integrarse en la familia de sus descendientes, siempre que Angelique, que ahora es una diabólica empresaria enemiga de los Colllins, no lo impida con sus malas artes de hechicera.




Sombras Tenebrosas es una adaptación cinematográfica de la famosa serie estadounidense que se emitió en la televisión americana desde 1966 a 1971 creada por el guionista Dan Curtis. Dark Shadows fue un considerable éxito en su época, tanto como para ser diana de varios remakes tanto televisivos como cinematográficos en los 70 y 90. Tim Burton puso sus ojos en los personajes y se enamoró de Bárnabas Collins, personaje que marcó también la infancia del actor fetiche del autor de Eduardo Manostijeras. Que ambos dieran su visión de la creación de Curtis en su octava colaboración juntos era cuestión de tiempo.




En líneas generales la película me ha dejado satisfecho. Como casi siempre en Tim Burton, me he quedado prendado con su diseño de producción y ambientación gótica deudora de la Hammer o los films de Roger Corman que adaptaban obras literarías de Edgar Allan Poe, esa que por desgracia le ha servido tanto de seña estética identificativa que parece que ya tiene la obligación de usarla siempre en sus trabajos sin aportar a la misma algo de personalidad. Por suerte el de Dark Shadows es un caso distinto, sí, una vez más la dirección artística y el vestuario le facilitan el trabajo al director, pero también es cierto que debajo del esteticismo hay una entretenida historia que contar.




Sombras Tenebrosas es una cinta irregular, que posee tantos fallos como aciertos. A pesar de que el guión de Seth Graham Smith basado en las criaturas de Dan Curtis ancla bien sus sencillas intenciones argumentales, hay ciertos pasajes en el metraje (sobre todo relacionados con personajes que parece que van a tener mucho protagonismo en el film y que más tarde y de manera equívoca no la tienen) que se antojan desdibujados o poco perfilados. También desconcierta un poco la mezcolanza de géneros en la que se sumerge Burton, ya que su última obra no es una comedia pero tiene gags de humor, no es de terror, pero tiene sustos, no es drama pero apela a la tragedia en varios pasajes, no es  un romance pero hay sentimientos en lo que se narra. Por suerte todos esas ideas, o la mayoría de ellas, funcionan para al menos ofrecer un producto entretenido y con cierto encanto.




Pero también me he encontrado con personajes o ideas que me han encantado. Principalmente y como ya he comentado alguna vez en este blog, que los hechos de un film tengan lugar en una mansión o casa encantada con tintes victorianos o góticos ya me predispone a disfrutarla más que otro tipo de largometrajes. Por otro lado el Bárnabas Collins de Johnny Depp (al igual que su Ichabod Crane de Sleepy Hollow muy deudor del actor británico Roddy McDowall, pero como es lógico también del Jonathan Frid que daba vida a la versión catódica del rol protagonista) me enamoró desde el primer momento con su acento británico y su (tópico, pero no por ello menos conseguido) choque con un futuro en el que se siente extraño, entre cantantes encerradas en televisores, música rock psicodélica (enorme banda sonora con Barry White o Moodie Blues entre otros) y hombres llamados Alice Cooper.




También huelga decir que he caído rendido a los encantos, poderosa voz y rotundo físico de una Evan Green que no había estado tan aprovechada como actriz desde la ya lejana e inolvidable Soñadores de Bernardo Bertolucci. La actriz de Casino Royale desprende una arrolladora personalidad, un carisma sencillamente avasallador, le da la réplica y en ocasiones devora (hasta literalmente) a Johnny Depp con esos aires de femme fatale malvada hasta la médula. A destacar los momentos en los que su personaje se descascarilla como una muñeca de porcelana de manera bastante grimosa, prodigio de unión de efectos digitales y fisicidad por parte de la actriz francesa.




El reparto cubre bien las espaldas al proyecto aunque ninguno de los personajes roba protagonismo a Bárnabas y Angelique. Michelle Pfeifer y su madura belleza, una Chloë Moretz introducida en un laconismo post hippiesco (memorables los chistes que se hacen con y por los hippies) que da mucho juego a situaciones divertidas con Bárnabas, la habitual de la casa Helena Bonham Carter como la extraña Doctora Hoffman o Johnny Lee Miller como el interesado y un poco esterotipado Roger. Los roles de Victoria (Bella Heatchcote) y David (Gulliver McGrath) son los dos que parecían centrales en la trama, de alguna manera lo son, pero se pierden en el devenir de acontecimientos y no ofrecen todo lo que se les debería pedir en el guión. Por último nombrar a un Jack Earle Halley como el criado Willie al que le deberían haber dado más tiempo en pantalla, porque el tipo se luce.




¿Hemos perdido a Tim Burton? ¿ Es esto una (larga) mala racha y volverá a ser el de antes o es un caso perdido? ¿Volveremos a deleitarnos con alguna otra obra maestra salida de su mano en años venideros? Creo que es tontería que nos lamentemos a estas alturas, no es la primera ni la segunda vez que el creador de Vincent o Pesadilla Antes de Navidad no acierta de lleno en la diana. Dark Shadows es mejor que largometrajes como Alicia en el País de las Maravillas o Charlie y la Fábrica de Chocolate, pero está lejos de genialidades como Ed Wood o Mars Attacks!. Este es el Tim Burton actual y no nos queda otra que aceptarlo si no queremos renegar de él y el grueso de su obra que aún está por venir. 




Si por el camino producciones como la Sombras Tenebrosas que nos ocupa nos entretienen y le sirven a él para seguir trabajando (aunque con cierta desgana) en lo que le gusta, bienvenidas sean con sus virtudes o defectos. Ojalá esa versión en largometraje de su mítico corto Frankenwinnie que está al caer en los cines nos haga cambiar de opinión y nos devuelva a ese autor que llegó a Hollywood siendo él mismo y que pudo seguir siéndolo durante muchos años, aunque parezca que aquello ocurrió hace una o dos vidas, las mismas que pasó confinado Bárnabas Collins encadenado dentro de su ataúd.



6 comentarios:

  1. La vi hace justamente 5 días (cuando salió el BRRip... ejem... pura coincidencia) y en lo más importante pienso como tú: no es EL Burton pero es UN Burton y al menos el estándar visual lo tienes y con nota. Pasa que la historia es de convencional para arriba y salvo el "choque con los tiempos" rara vez me he llegado a (son)reír.

    Burton podría poner ya "sus servicios" sobre algo creado por él (plena confianza en Frankenweenie, expectativas inevitable y jodidamente altas) para que podamos comprobar si podemos enterrarlo ya a él con su obra (a ser posible en un cementerio en miniatura *guiño, guiño*) o si aún hay luz al final del túnel.

    El resto de personajes, pues bueno, no pasan de cumplidores salvo Eva Green que, bueno, es Eva Green (*guiño, auto-pajote, guiño*) y Rorschach... digooo, Jackie Earl Haley, que como tú eché de menos en más escenas. Para mi sorpresa parece que Helena Bonham Carter va mejorando como actriz (o mostrando mejor sus dotes) para lo cual agradecí que no hiciera un papel excéntrico (gracias por "El discurso del rey", Helena).

    Y ya, en otro orden de cosas y si me llamara Lars von Trier, diría que en cierto modo entiendo a los pederastas, luego se me malinterpretaría y se me demonizaría y me iría a rodar una porno con dos cojones (y más). Ay, Chloe...

    ResponderEliminar
  2. Jajaja yo es que a la Chloe no la veo guapa, tiene una forma de cara rara, pero sí, lo cierto es que tiene un nosequequeseyo que gusta mucho.

    Y en líneas generales pienso como tú sobre la película, aunque lo cierto es que salí satisfecho de verla. Es más, si veo el Blu Ray de oferta en un futuro, me lo pillo sin pensarlo.

    Y bueno, la Bonham Carter ya era buena actriz cuando trabajaba en Una Habitación con Vistas o Las Alas de la Paloma, lo que pasa es que hacer de la novia de Frankenstein o de la de Tyler Durden la convirtio en una actriz más bien rara, a lo que se sumó casarse y convertirse en musa de Tim Burton

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué nadie se acuerda de Sweeney Todd? Para mí, pese a su relativa cercanía temporal, es una de las grandes de Burton, una demostración de que aún puede sorprendernos con grandísimas pelis, que el bajón de Big Fish es superable. Yo (casi) equiparo Sweeney a Eduardo Manostijeras y la considero superior a la mayoría de sus pelis, incluso algunas que me gustan mucho. Qué demonios, sería mi tercer Burton favorito tras Eduardo Manostijeras y Ed Wood...

    ResponderEliminar
  4. Mi caso con Sweeney Todd es curioso.

    Un día intenté verla y la quite a la segunda canción porque no tenía el cuerpo para musicales (es un género que me gusta, pero me tiene que pillar con ganas). Tiempo después lo intenté otra vez y entonces sí estaba receptivo, me gustaba lo que vi y me zampé media película, pero al día siguiente me olvidé de terminarla y hasta hoy.

    Le daré una oportunidad porque me fío de ti (a pesar de que le han metido mucha caña a esta película), aunque seas de esa gente despreciable que no ve la majestuosidad de Big Fish.

    ResponderEliminar
  5. Coño, estás con Sweeney Tod igual que yo con el Conan de Momoa... No sé, lo mío con Sweeney Tod es raro, quizás le pillé algún puntitllo ideológico que me motivo o simplemente me impacto la escena de Deep con la navaja en alto diciendo aquello de "Por fin mi brazo está completo", o fue un cúmulo de características (Baron Coen incluido, su personaje es cojonudo), pero me encantó desde su primer visionado pese a que fui el único de las varias personas que fuimos a verla que le gustó (mi compañera, por ejemplo, la detesta, pese a que solemos coincidir en gustos). No sé, si no te gusta no me ahosties, que viendole majestuosidad a la chorradica de Big Fish lo menos no se la ves a la del barbero...

    ResponderEliminar
  6. La mitad de película que vi me gustó, la ambientación, los personajes de Depp, Bonham Carter, Rickman y Baron Cohen, las canciones, vamos, no la terminé no por falta de ganas, sino por olvido. Eso sí, Big Fish se mea en lo que vi de Sweeney Todd y con altanería inclúida, que lo sepas.

    Pd: Si quieres no termines el Conan de Momoa, no te pierdes nada:

    http://transgresioncontinua.blogspot.com.es/2011/08/conan-el-barbaro.html

    ResponderEliminar