domingo, 2 de septiembre de 2012

Los Mercenarios 2


Título Original The Expendables 2 (2012)
Director Simon West
Guión Richard Wenk, Ken Kaufman, David Agosto y Sylvester Stallone
Actores Sylvester Stallone, Jason Statham, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Yu Nan, Jean-Claude Van Damme, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Chuck Norris, Jet Li, Liam Hemsworth, Scott Adkins, Charisma Carpenter, Amanda Ooms



Inevitable secuela de aquella divertida y ligera Los Mercenarios (The Expendables) de 2010 que reunía en un sólo film a muchos de los iconos del cine de acción de los años 80 y 90. Un puñado de malos actores especializados en cine de tiros, explosiones, puñetazos y patadas directas a la mandíbula eran comandados por un Sylvester Stallone director, guionista y actor que daba forma al producto con la ayuda de compañeros de armas como Jason Statham, Mickey Rourke, Eric Roberts, Jet Li o Dolph Lundgren. El éxito de taquilla fue un hecho, e incluso la crítica no la trató muy mal, de modo que la secuela estaba asegurada.



Para esta segunda parte Stallone deja la batuta de director y guionista en manos ajenas y se centra en el papel de protagonista. En esta ocasión se unen otras viejas glorias al reparto como Chuck Norris o Jean Claude Van Damme (que en su momento declinó salir en la primera parte, esta vez se lo ha pensado mejor, dinero llama dinero) y los que en la anterior entrega hacían sólo cameos (Arnold Schwazzeneger y Bruce Willis) tienen más escenas con el resto de actores. Por lo demás repite el mismo reparto, aunque se echa de menos a Mickey Rourke. El resultado no es nada más y nada menos que lo que se esperaba de la obra. Acción bruta y desprejuiciada para pasar un rato entretenido entre pólvora, hemoglobina, patadas voladoras y bofetones como columnas trajanas.




El grupo de mercenarios comandado por Barney Ross (Sylvester Stallone) vuelve a la carga. Tras una misión de rescate los muchachos se toman un breve descanso que se verá roto casi inmediatemente cuando un nuevo trabajo por parte de Mr Church (Bruce Willis) los ponga en contacto con Villain (Jean-Claude Van Damme), un terrorista que tiene como objetivo robar grandes cantidades de plutonio enterradas en una mina de Europa del este para utilizarlas en su propio beneficio y así hacerse con el poder mundial. Un trágico hecho dará pie a que los integrantes del grupo tomen la misión como algo personal y no pararán hasta llevarla a cabo eliminando a Villain y sus hombres.




Divertida y cafre cinta de acción que ofrece lo mismo que la primera entrega, un grupo de veteranos del cine de la era Reagan repartiendo estopa sin ton ni son, descabezando enemigos a diestro y siniestro y asesinando a unos mil rivales a lo largo de poco más de hora y media de metraje. Escenas de lucha, coreografías de combates cuerpo a cuerpo, vísceras, cañonazos, persecuciones y mucha testosterona arrojada contra el rostro del espectador por medio de una excusa argumental trillada y mínima para poner en escena todo el entretenimiento espídico y directo posible para que la platea disfrute con un agradable fuego de artificio que, está vez sí, en varias ocasiones no se toma en serio a sí mismo.




El film es, como sucedía en la primera parte, un cúmulo de escenas de acción para el lucimiento de los actores protagonistas. Una vez más todos los personajes tiene su momento de gloria estando las mejores escenas del producto en el arranque con la primera misión con los protagonistas volando a los enemigos por los aires a base de cañonazos. En esta parte podremos ver la memorable escena de lucha en la cocina con Jet Li (que ya sólo con golpear caras hace saltar la sangre, cuidado) y su desaparición del film para no volver, una pena, porque es, junto al de Jason Statham por motivos que comentaré más tarde, el rol que da más juego en las escenas de pelea con múltiples contendientes a la vez.




Al novato Liam Hemsworth (hermano pequeño de Thor) le dan cierto peso en la trama porque su rol es importante, Dolph Lundgren cubre el cupo del personaje cómico (un desperdicio, ya que de todo el reparto es uno de los que más variedad de estilos de lucha conoce, aunque aquí sólo dispara a todo lo que se le pone por delante) Chuck Norris es el más paródico (lo de que suene la banda sonora de Ennio Morricone para El Bueno, el Feo y el Malo cada vez que aparece es un puntazo)  y Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis dan forma a una especie de Andres Pajares y Fernando Esteso del cine de acción que nos hace pensar que lo harían bien ambos protagonizando una cinta propia dentro del subgénero buddy movie.Van Damme es el villano, pero está desaprovechado, tiene un par de escenas interesantes, pero en la pelea final no le dejan lucirse demasiado, dos patadas voladoras y a casa, podía haber dado mucho más e incluir uno de sus famosos despatarramientos que tan bien se le siguen dando.




Por descontado que Stallone es el que más peso se lleva en la trama y que, una vez más, la historia de amor interracial está protagonizada por él y la extraña actriz Yu Nan.. Lo que sí me ha llamado la atención es que el protagonista de Rocky le ha quitado, en comparación con la otra entrega, bastantes minutos de metraje al inglés Jason Statham y en parte es comprensible, ya que en la primera parte era el coprotagonista y se llevaba la película entera a sus casa (la escena de la pelea en la cancha de baloncesto o la que cerraba el film así lo atestiguaban) y robaba el plano a todo el que lo compartía con él. En esta secuela sale bastante menos, pero el tipo una vez más se muestra como el mejor del film porque su edad y condición física le permiten ser el centro de coreografías de lucha memorables, como la que tiene lugar en la capilla.




Lo dicho, si el espectador busca un rato de entretenimiento con el que no usar las neuronas, fanservice bien servido con sus dosis de nostalgia, acción, humor intencionado o no (uno de los personajes diciendo "Me muero" después de que le hayan clavado un machete en pleno corazón), autoparodia y adrenalina a raudales, Los Mercenarios 2 es una buena elección. Ahora sólo nos queda esperar a ver qué actores se subirán al carro de la tercera entrega que ya se está gestando debido al gran éxito de taquilla (la crítica una vez más ha tratado muy bien a esta saga, puede que demasiado). ¿Vin Diesel, Steven Seagal, Michelle Rodriguez, Danny Trejo, Nicolas Cage, John Travolta, Mark Dacascos, Gerard Butler, Tony Ja?. El tiempo nos lo dirá,



2 comentarios:

  1. Pegaba cada bote en la butaca, me he criado con las pelis de esta gente y la primera de los Expendables me encantó por esa idea, sobretodo por Stallone-Statham-Jet Li. Y en esta segunda ya ha sido el acabose usando a Willis y Arnold (paso de escribir el apellido XD) como secundarios más que como cameos, y luego a Chuck Norris tratándolo como dice la leyenda urbana que se ha hecho sobre él durante los últimos años por internet en su favor

    A mi me encantó, también es verdad que a diferencia de la anterior, esta contiene más autoparodia (tampoco me parece malo), principalmente por parte de Arnold y Chuck Norris, aunque para mi seguiría siendo una cinta de acción más dedicada a un homenaje a aquellos años que a no tomarse en serio a si misma que creo que sí lo hace

    La escena de la pelea de Jet Li me ha recordado a las de Jackie Chan cuando empezaba a coger mobiliario doméstico como armas XD

    Jason Statham además se lo ve muy ágil y es quien tiene el estilo de lucha favorito (para mi, digo)

    También creo que Van Damme, aunque me gusta haciendo de villano en el film, está desaprovechado pues podrían haberlo enseñado más. Genial Scott Adkins, por cierto

    Dolph Lundgren (con sus idas de olla en plena rehablitación tras dejar las drogas en la primera película), Crew (con el tópico de hombre negro orgulloso de ser negro) y Couture (con menos relevancia que los otros dos) también me gustaron

    Resumiendo, a mi me llegó a gustar más que la primera, sobredosis de acción con más comedia y con un elenco mayor y más mediático si cabe que su antecesora. Pero eso sí, te tiene que gustar este género XD

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente es un tipo de cine que disfrutamos más los que como tú o yo nos hemos criado en los 80 viendo a todos estos malos actores repartir hostias como panes de hogaza y partir brazos de mafiosos o soldados del vietcong como si fueran Kit-Kats.

    Es cine fachosete de evasión para aunar acción cafre y nostaliga, más no se le pide y más no da.

    Un saludo.

    ResponderEliminar