lunes, 24 de septiembre de 2012

Resacón II: ¡Ahora en Tailandia!, Bangkok dangerous



Título Original The Hangover II (2011)
Director Todd Philips
Guión Scot Armstrong, Graig Mazin y Todd Philips
Actor Zach Galifianakis, Bradley Cooper, Ed Helms, Justin Bartha, Paul Giamatti, Jamie Chung, Ken Jeong, Todd Philips, Mike Tyson, William A. Johnson, Jeffrey Tambor





En el año 2009 tuvo considerable éxito de taquilla y crítica una comedia llamada Resacón en Las Vegas (The Hangover) sobre un grupo de amigos que despertaban en la ciudad americana del juego y el vicio tras una despedida de soltero bestial de la que ninguno de ellos recuerda nada. La película dirigida por Todd Philips (Road Trip) y con un reparto en estado de gracia era una simpática cinta, divertida, ligera y correctamente hilada que no era la maravilla que algunos proclamaban, pero que al menos sí hacía pasar un rato divertido al espectador que disfrutaba de poco más de hora y media de cine de evasión para echar unas risas que no tomaba por estúpido al que lo degustaba.




Como era lógico el taquillazo dio pie a pensar en la secuela inmediatamente a la Warner Bros que se había hecho (una vez más) de oro con la película. En el año 2011 se estrenó la segunda parte y para que la cosa no fallara se dejó practicamente al mismo equipo técnico y artístico. De nuevo la taquilla se rindió a los pies del film, pero esta vez la crítica no fue tan benevolente con el producto como con la primera entrega. Lo cierto es que mi opinión sobre Resacón 2: ¡Ahora en Tailandia! es la misma que con la cinta anterior, porque  realmente esta continuación es practicamente igual que aquella en casi todo.




¡Ha vuelto a pasar!. Tras la despedida de soltero de Stu (Ed Helms) que se casa en Tailandia con su prometida Lauren (Jamie Chung) él y sus amigos Phil (Bradley Cooper) y Alan (Zach Galifianakis) despiertan en un motel de mala muerte situado en el centro de Bangokok sin recordar nada de lo que pasó la noche anterior. Los chicos tendrán que recorrer de nuevo sus propios pasos no sólo para saber que sucedió, sino también para encontrar a Teddy (Mason Lee) el hermano de 16 años de Lauren que decidió irse de fiesta con su cuñado y los amigos de este implicándose personalmente en la farra.




Lo dicho, repetición de la fórmula de la Hangover original, sólo que esta vez los guionistas se han ocupado de dar un poco más de consistencia a la trama central y no centrarse tanto en que la misma gire alrededor de los gags, acentuar la escatología y el trazo grueso (que ya asomaba un poco la nariz en al anterior entrega) e  intentar por todos los medios que los actos de esta segunda parte sean más bestias que los de la primera con tal de llamar la atención de un espectador que se eche las manos a la cabeza con las barrabasadas que llevan a cabo o les suceden a Stu y sus colegas.




Algunos gags acertados, personajes que en la primera parte funcionaban al 100% y que aquí en ocasiones cargan un poco (el Alan de Galifianakis) u otros que en la primera no estaban mal aquí se comen la película por los pies (Ken Jeong como Chow) o la tópica pero efectiva inclusión del mono capuchino que tiene momentos bastante jocosos. Pero también es cierto que de nuevo no me encuentro carcajeándome con el humor del film, es más, el único momento con el que me reí en voz alta fue con el tiro de cocaina matutino y su posterior reacción física en el individuo que lo esnifa. No digo con esto que el resto de la comicidad del film no funcione, lo hace, pero no a un nivel demasiado alto, vamos, la misma sensación que me transmitió Resacón en Las Vegas.




Los actores le tienen cogido el punto a sus papeles, hay momentos simpáticos como todo lo relacionado con el monje budista y su regreso al templo o el flashback con los personajes como si fueran críos pequeños, la dirección es acertada y el guión no está mal para este tipo de comedia, además la aparición de Paul Giamatti es un puntazo. El proyecto se aleja un poco de la influencia de John Landis de la primera parte y se adentra un poco más en la de los hermanos Peter y Bobby Farrelly (que también estaba en The Hangover, pero de manera más ligera) aunque como largometraje sigue siendo una tontada graciosa y políticamente incorrecta para echar un rato agradable, que al igual que su hermana mayor acaba con esa colección de fotos de lo acontencido durante la noche de aquel día. Por descontado la tercera parte está en marcha se estrenará en 2013, les mantendremos informados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada