viernes, 8 de octubre de 2010

Viernes 13, Parte III, desmembramientos en 3D



Título Original: Friday the 13th Part 3 (1982)
Director: Steve Miner
Guión: Martin Kritosser & Carol Watson
Actores: Dana Kimmell, Paul Kratka, Tracie Savage, Jeffrey Rogers, Catherine Parks, Larry Zerner, David Katims, Rachel Howard






Tercera entrega da las andanzas de Jason Voorhees y sus armas blancas a la busqueda de adolescentes a los que trinchar como pavos. Es un acierto que Miner siga con la dirección (pero se pega un pasote metiendo los 10 minutos finales de la segunda parte para ahorrar metraje), no muestra tanto oficio como en la entrega anterior, pero su trabajo sigue siendo sólido y las escenas de violencia bestiales, censuradas en su momento en muchos países de Europa.




El prinicpal fallo del film reside en que los productores quieren seguir la estela de las dos precuelas pero añadiendo un no muy acertado toque de modernidad (cosa que ya se deja ver en los títulos de crédito con un score musical que recuerda demasiado al tema Thriller del bueno de Michael Jackson) debido a que la cinta se estrenó en el, en su momento innovador después desfasado y hoy día más en boga que nunca, formato 3D. Pero el que nos ocupa era el de toda la vida, el cutre, vamos, ese que se veía con gafas de colores especiales no recomendadas para epilépticos.




El resultado es que la cinta al pasarse al formato normal perdió en calidad de imagen (sobre todo en los fondos) y durante su metraje se abusan de tomas en las que cuchillos, palos, ojos, porros y demás objetos inanimados son acercados de manera exagerada por los actores a la cámara. Gesto que aumentaba la sensación de realismo que aplicaba el 3D a las imágenes de la cinta. Por lo demás todo correcto, guiños a las otras dos entregas de la saga y a algunas cintas de terror clásicas. Un reparto de muy buen ver (pero pésimo interpretativamente hablando) y mucha hemoglobina para el niño y la niña.




Después de tantos años llama la atención lo bien realizadas que están estas secuelas en el apartado técnico. Dejando en pañales a la mayoría de secuelas del cine actual tanto de terror como de acción y es que cada vez tengo más claro que los directores de encargo de los años ochenta (Steve Miner, Fritz Kiersch, Lewis Teague, Daniel Attias, Tom Holland) eran mejores artesanos que los que tenemos en la actualidad que sin explosiones y efectos especiales no saben vendernos nada minimamente decente debido a su ineptitud como realizadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario