miércoles, 29 de septiembre de 2010

Asalto a la Comisaría del Distrito 13, solos ante el peligro



Título Original: Assault on Precint 13 (1976)
Director: John Carpenter
Guión: John Carpenter
Actores: Austin Stoker, Darwin Joston, Laurie Zimmer, Martin West, Nancy Loomis, Tony Burton, Charles Cyphers


Trailer


En 1976 tras unos cuantos cortometrajes y una ópera prima titulada Dark Star, producto sci-fi de serie B que pasó sin pena ni gloria por las carteleras, un todavía desconocido director norteamericano llamado John Carpenter dio su primer puñetazo en la mesa del cine americano de género de los 70 con su segunda obra, Asalto a la Comisaria del Distrito 13 (Assault on Precint 13), primer éxito del realizador y una obra de culto dentro de una atípica raza de género policíaco poco común para la época.




John Carpenter es un rendido fan del western y sobre todo de los que dirigió su idolatrado Howard Hawks. De alguna manera todas sus obras tienen algún toque, algún personaje o situación que recuerda a dicho género. Antihéroes viriles e impertérritos, mujeres de fuerte carácter y paradójicamente también algo de misoginia, tiroteos, extranjeros que llegan a pueblos donde no son bien recibidos e incluso zonas glaciales o desérticas inhabitables por el ser humano. Posiblemente de todas sus obras las que más se acerquen al cine del oeste sean la que nos ocupa y esa maravillosa oda al celuloide maldito, bastardo, sucio y polvoriento llamada Vampiros de la que hablaré en otro momento.




Asalto a la Comisaria del Distrito 13 es a primera vista un mix, una mezcla nada velada de dos films clave en dos géneros completamente distintos como son el western y el cine de terror. Por un lado tenemos el referente más claro y lógico, Rió Bravo, el clásico western de Howard Hawks, del que toma la estructura, el carácter de algunos personajes y gran parte de la trama central. El otro es la inmensa La Noche de los Muertos Vivientes (Night of the Living Dead) de George A. Romero, de la que toma detalles como la raza del protagonista o el asedio por parte de individuos casi sin rostro totalmente despersonalizados, parecidos a zombies.




Asalto a la Comisaria del Distrito 13 es lo más parecido a tomar obras de la época como los policíacos de Sidney Lumet o cintas de género como Los Nuevos Centuriones (The New Centurions) de Richard Fleischer e introducirlas en un mundo donde se rigen leyes como las del cine de terror y suspense. Género al que el mismo John Carpenter terminaría rindiéndose, regalándole poco después una buena manita de obras maestras, algunos largometrajes del todo memorables y haciendo honor a la verdad, también algún producto fallido.




Por eso Assault on Precinct 13 es algo más que un policíaco, un western o una cinta de terror. Es un compendio, una perfecta unión de géneros, la muestra de que detrás de la cámara se encontraba un excelente director que sabía medir los tiempos para crear intriga (toda la secuencia de la furgoneta de helados, con bestial resolución final a día de hoy impensable en el cine actual) que era capaz de desdibujabar la línea entre héroes y villanos (esos policías expeditivos, presos con un estricto sentido del honor) y que podía sacar provecho con pocos medios y mucha imaginación de una localización tan encorsetada para rodar como una comisaría de policia.




Carpenter se sirve del asedio al edificio para poner a sus personajes en situaciones de supervivencia extremas, en una zona de guerra dónde ya no existen buenos o malos, policías o presos o jerarquías de ningún tipo y con ello consigue que el espectador eluda realizar juicio moralista alguno sobre los personajes (que de una manera u otra son los clásicos estereotipos) y se centre sólo en si conseguirán sobrevivir a esa noche violenta en la que están siendo atacados por una horda de pandilleros ávidos de sangre y venganza ciega.




Un inolvidable producto pulp de la mejor y más genuina serie B. La primera muestra de que John Carpenter era un director tan portentoso que a veces el mismo género de ciencia ficción y terror le quedaba pequeño a la hora de mostrar sus dotes como narrador cinematográfico y autor con marcada personalidad. Por último decir que tengo en mi poder el remake de esta Asalto a la Comisaría del Distrito 13, que data del 2005, pero este ya con reparto estelar y el francés Jean François Richet como director. Realizador muy de moda desde que hace dos años realizara un díptico sobre su compatriota el gangster Jacques Mesrine con Vincent Cassel como protagonista. Tanto del remake de la de Carpenter como de las dos partes del biopic de Mesrine hablaré dento de poco por estos lares.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada