lunes, 16 de agosto de 2010

La Cuarta Fase, the owls are not what they seem



Título Original: The Fourth Kind (2009)
Director: Olatunde Osunsanmi
Guión: Olatunde Osunsanmi
Actores: Milla Jovovich, Elias Koteas, Will Patton, Hakeem Kae-Kazim, Corey Johnson, Enzo Cilenti, Daphne Alexander, Alisha Seaton, Tyne Rafaeli


Trailer


Siempre es de agradecer cuando algún director decide ofrecer un planteamiento atípico en uno de sus films sobre todo si están adheridos al muy baqueteado género del cine de terror. El tal Olatunde Osunsanmi pone en práctica la encomiable idea de mostrar una cinta sobre abudcciones extraterrestres con una idea hasta cierto punto original. Por un lado podemos ver el "supuesto hecho real" (grabado en vídeos caseros de todo tipo o entrevistas), acontecido en un pueblo de Alaska y por otro lo que vendría a ser la dramatización de aquellos sucesos, es decir, la película en sí, con su equipo artístico y técnico.




La puesta en escena es meritoria al poner el director en pantalla en numerosas ocasiones las dos historias para que podamos verlas interactuar juntas y las similitudes que hay entre ellas. El problema viene cuando decide venderse al más chabacano de los sensacionalismos ya desde el primer plano. Esa Milla jovovich rompiendo la cuarta pared hablando al espectador de que ella interpreta a la Doctora Tayler envuelta en un fondo monocromático azulado (color del que abusarán durante todo el metraje con la fotografía) ya se muestra desde el principio como uno de los muchos anuncios sobre maquillaje que protagoniza la modelo y actriz rusa.




Por otro lado tenemos una alarmante dirección de actores. Es en cierto modo para echarse las manos en la cabeza que la parte de "ficción" tenga un trabajo actoral tan deficiente, cuando Osunsanmi cuenta en su casting con actores tan competentes como Elias Koteas o Will Patton, pero poco saca en provecho de ellos. En cambio lo de Milla Jovovich ya es nota aparte. La chica tiene expresividad y presencia, pero es penosa como actriz, no sabe enfatizar las emociones, sólo sabe poner cara de pena o de no enterarse de una mierda, está última la lució durante todo el holgado metraje de aquella masacre fílmica que respondía al nombre de Juana de Arco, perpetrada por su ex pareja, el francés Luc Besson.




Pero en lo que a interpretación se refiere peor aún es la parte de "no ficción". La manera de rodar esta sección del film por parte de Osunsanmi es más naturalista (lógico, la historia lo pide a gritos) gracias el verismo que normalmente suele transmitir rodar como si se tratase de un vídeo casero. Pero los actores elegidos para dar vida a los supuestas personas reales implicadas con los hechos paranormales son nefastos y quitan de una sola tacada todo el posible matiz de realidad que pudiera transmitir esta trama de la obra.




Ahora, después de haber cubierto de mierda gran parte de la cinta voy a hablar de sus virtudes, que aunque con mi comentario haya dado a entender lo contrario, también las tiene. Para empezar, la historia tiene cierto punto de originalidad, el guión, aunque peca por querer impactar al espectador de la manera que sea, está bien construido y la dirección tiene algunos momentos muy conseguidos como las sesiones de hipnotismo que en más de una ocasión consiguen inquietar notablemente al espectador. Tómese como ejemplo la última de ellas, que contiene un par de momentos destacables.




Sin ser nada del otro mundo (qué gracejo tengo, cojones) The Fourth Kind ofrece un buen rato de cine de género con un tono atípico que se agradece, pero que podía haber sido una cinta referencial sobre el tema de los avistamientos de ovnis y abducciones extraterrestres si su director hubiera afrontado el tema de otra manera menos sensacionalista, porque algo debe fallar con el producto cuando al verlo no paro de pensar en las dramatizaciones filmadas con las que Íker Jiménez nos deleita los Domingos en su nave del misterio. Ese entrañable Cuarto Milenio repleto de testimonios sobrecogedores ¿no es cierto, Carmen?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada