domingo, 1 de septiembre de 2013

El Llanero Solitario



Título Original The Lone Ranger (2013)
Director Gore Verbinski
Guión Justin Haythe, Ted Elliott, Terry Rossio basado en el personaje radiofónico creado por George W. Trendle y Fran Striker.
Actores Armie Hammer, Johnny Depp, Tom Wilkinson, William Fichtner, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, James Badge Dale, Bryant Prince, Barry Pepper, Harry Treadaway, James Frain, Mason Elston Cook, Joaquín Cosío





El Llanero Solitario y su amigo el indio Toro (Tonto en la versión original) nació como un serial radiofónico en Estados Unidos allá por los años 30 a manos de George W. Trendle y Fran Striker. Durante las tres décadas siguientes tuvo adaptaciones tanto en imagen real como animadas para el tubo catódico y la pantalla grande. A pesar de pertenecer por derecho propio a la cultura popular occidental desde hacía años estaba olvidado y metido en el armario del olvido. Hasta que al actor Johnny Depp se le metió entre ceja y ceja sacar adelante una nueva adaptación cinematográfica auspiciada por la Disney e ideada por el productor (Jerry Bruckheimer) y el director (Gore Verbinski), que dieron forma para el protagonista de Ed Wood a la saga Piratas del Caribe, principalmente por el cariño que sentía hacia el personaje de Toro.




El resultado es esta The Lone Ranger del año 2013, un agradable western liviano en su fondo, un poco aparatoso en su forma, pero terriblemente entretenido, realizado con tanto cariño como visión comercial, con alguna idea crítica inesperada y que realmente, siempre dentro de una plano estilístico, no tiene más parecido con las andanzas de Jack Sparrow que su look visual y su afán por convertirse en una nueva franquicia rompetaquillas que por los malos resultados del film en la taquilla y la excesiva inquina con la que la crítica especializada la ha recibido tiene pinta de no tener mucho futuro como tal.




Un grupo de rangers es asaltado por unos forajidos que les dan muerte. Entre ellos se encuentra John Reid, hermano del sheriff que también ha fallecido a manos de los criminales. El indio Toro resucitará a Reid para que se convierta en el Llanero Solitario, héroe enmascarado siempre montado en su caballo Silver que con la ayuda de Toro vengará a su hermano y a la tribu de esta último que fue masacrada en el pasado por los hermanos Cavendish. En el proceso deberán salvar a la cuñada y el sobrino de Reid y desmantelar los planes de Latham Cole, un adinerado empresario cuya misión es crear una guerra entre indios y vaqueros en pleno Texas.




Poco se le puede achacar a El Llanero Solitario si tenemos en cuenta la su naturaleza como producto cinematográfico. Es una cinta para toda la familia que aún siendo gestada en los estudios Disney consigue ser fiel al género al que se adscribe incluyendo en su trama y estética ferrocarriles, saloons, cowboys mugrientos y duelos de revólver, rindiendo (superficial) tributo tanto a westerns clásicos de autores como John Ford como a la rama europea del género que tuviera en Sergio leone (homenajes directos a Hasta que Llegó Su Hora, una banda sonora de Hans Zimmer puramente morriconiana) su mayor exponente. Todo teniendo siempre en cuenta que hablamos de un largometraje comercial en el que cualquier atisbo de personalidad autoral queda completamente diluida.




El film alterna comedia (que no siempre funciona pero cuando lo hace despierta considerables simpatías) con drama, romance y aventura. Los personajes son clichés andantes pero sus personalidades opuestas (sobre todo la de los dos protagonistas) dan pie a situaciones muy divertidas. Depp está muy convincente como Toro, él es el centro del film y Armie Hammer aunque no tiene el carisma del protagonista de Dead Man posee el porte y el físico para ser un convincente John Reid/Llanero Solitario. Dentro de los secundarios destaca a un William Fitchner que últimamente está on fire eligiendo secundarios cabronazos, Helena Bonham Carter dando el tono de extravagancia burtoniana al conjunto y Barry Pepper que es el centro de la inesperada y considerablemente dura crítica por dentro del guión al exterminio indio por parte del hombre blanco. Recordemos que Johnny Depp ha mostrado conciencia, de manera directa o no, con este tema en films como The Brave, su única incursión en el mundo de la dirección.




En el plano técnico la factura del film es intachable, no sólo por los millones invertidos en su creación, también porque Gore Verbinski siempre ha demostrado ser un artesano, un director de encargo con bastante oficio sin sello personal, pero con las suficientes dotes como narrador para que su criatura luzca en toda su plenitud en pantalla. Las escenas de acción las remata con inteligencia, a las oníricas les da un look visual bastante logrado y en las de humor deja que el peso recaiga en las dotes físicas deudoras del slapstick de sus dos actores protagonistas. Sólo se le podría achacar aquí ese fallo que tiene desde hace años y es la aparatosidad formal con la que aborda algunos de sus clímax que pueden resultar algo cargantes, aunque enormes planos como el daliniano de la mano con el reloj de bolsillo hacen que se le perdonen sus pequeños pecados como realizador.




Ni es una gran película ni una bazofia como ha dicho gran parte de la crítica, es una cinta muy entretenida que no da para una franquicia, pero que se ofrece a la platea como un sano divertimiento sin pretensiones. Su mayor fallo es el mismo que el de todo el cine comercial americano actual, un a todas luces excesivo metraje que supera las dos horas y media. Lejos quedan aquellos años 90 en los que los directores se quejaban de que los productores mutilaban sus cintas en las salas de montaje, pero un servidor prefería aquello a esta moda de superar casi siempre y de manera obligatoria esos 120 minutos de metraje que serían más que suficientes para narrar una historia sobre un forajido enmascarado y su amigo indio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada