miércoles, 17 de julio de 2013

The Purge: La Noche de las Bestias, tierra de lobos



Título Original The Purge (2013)
Director James DeMonaco
Guión James DeMonaco
Actores Ethan Hawke, Lena Headey, Max Burkholder, Adelaide Kane, Rhys Wakefield, Edwin Hodge, Tony Oller, Tom Yi, Tyler Jaye, Alicia Vela-Bailey, John Weselcouch





The Purge (terriblemente subtitulada en España como La Noche de las Bestias) se adscribe a esa larga lista de largometrajes que teniendo un interesante punto de partida durante su desarrollo argumental no están a la altura de las expectativas que se depositan en el mismo. La segunda película del director y guionista norteamericano James DeMonaco se revela como un proyecto fallido cuando la rocambolesca pero inteligente idea que le da forma está llevada con un considerable desacierto en fondo y forma a lo largo y ancho del agradecidamente exiguo metraje del film.




En el año 2022 Estados Unidos tiene una tasa de paro del 1% y la violencia ha sido totalmente extinguida de la sociedad. Exceptuando una noche anual conocida como la Purga, 12 horas en las que el gobierno norteamericano permite a sus ciudadanos cometer todo tipo de actos violentos incluyendo asesinatos, violaciones o torturas sin que los perpetradores de los mismo tengan que enfrentarse a las fuerzas de la ley. Normalmente los individuos que no quieren participar en la escabechina anual se encierran en sus hogares por medio de fuertes medidas de seguridad. Pero este año algo saldrá muy mal en el adosado de los Sandin cuando sus cuatro miembros (matrimonio y dos hijos) vean asediada su casa por un grupo de asaltantes.




The Purge tiene un punto de partida narrativo que hunde sus raíces en todo tipo de relatos distópicos. Viendo la cinta de DeMonaco me vino a la cabeza La Larga Marcha una de las mejores novelas de Stephen King (escrita con su pseudónimo Richard Bachman y editada en 1979) que narra como en un futuro militarizado un concurso que consiste en una carrera en la que sólo puede quedar vivo un corredor se convierte en el pan y circo de una sociedad deshumanizada y devorada por el capitalismo agresivo. Porque la crítica implícita en esta excusa argumental por parte del guionista y realizador es lo mejor de esta desangelada velada cinematográfica.




Los Estados Unidos que se retratan en este año 2022 son un nada disimulado reflejo de los actuales, ya que si en el film tanto el gobierno como los ciudadanos apoyan la ley que permite la Purga (estos últimos muestran con orgullo unas flores azules que indican que aprueban la misma) en la actualidad poca diferencia hay con esa tierra que defiende hasta límites sonrojantes su derecho constitucional a portar armas de fuego o enviar a sus propios hijos a matar y morir en el culo del mundo por la american way of life. También es interesante el apunte de guión en el que se nos afirma que la crisis económica desapareció tras instaurarse la Purga ya que la misma a lo que dio carta blanca es a que los ricos pudieran asesinar impunemente a los menos favorecidos.




Pero todo lo interesante que pudiera tener el núcleo argumental de The Purge acaba ahí y la debacle empieza cuando DeMonaco presenta a unos personajes que se mueven entre el cliché manido hasta lo indecible y los comportamientos inverosímiles que los mismos toman a lo largo del metraje para enfatizar "la humanidad " que aún anida dentro de ellos, cuando el espectador es consciente de que en situaciones extremas de supervivencia el ciudadano medio (sea de la nacionalidad que sea) sería casi con toda seguridad capaz de ofrecer en sacrificio a su propia madre si con ello consigue salvar su pellejo. En ese sentido el soberbio prólogo de 28 Semanas Después de Juan Carlos Fresnadillo es mucho más sincero que todo lo que nos argumenta DeMonaco durante los 85 minutos de metraje de su cinta.




Porque por muy buen trabajo que hagan Ethan Hawke o Lena Heady (le va la marcha burra a esta mujer también en pantalla grande, Dredd, 300, Laid to Rest) sus roles no dejan de ser planos, simples y maniquéos, destacando entre ellos ese hijo "freak" insufrible con bebé de juguete en forma de cámara móvil que todo lo ve (recurso argumental muy de los 80 y quemadísimo en la actualidad) o el novio de la hija al que se le ven las intenciones a kilómetros de distancia. Porque ahí vuelve a pinchar el argumento de The Purge, el espectador mínimamente avispado (y puedo asegurar que un servidor no lo es mucho en esas lides deductivas) se da cuenta de que todo lo que nos expone en la primera mitad de metraje (vecinos sonrientes, adolescentes inocentes) se pervertirá en la segunda para intentar dar algo de interés y sorpresa a la trama.




Interés que pocas veces ve la luz ya que DeMonaco es bastante pobre como narrador a la hora de crear tensión. Si sumamos que el realizador no sabe tensar el suspense y por ello la atmósfera de amenaza brilla por su ausencia a que el destino final de los personaje nos importa un carajo por ser imbéciles integrales tenemos como resultado un desarrollo de acontecimientos torpe y fallido en el que sólo destacan un par de escenas cuando Ethan Hawke se pone en plan Dustin Hoffman en la recta final de Perros de Paja con los asaltantes y los momentos en que esa víctima por la que todo el lío empezó decide tornarse en verdugo y vengador intentando ayudar a la familia.




Pero nada salva a The Purge de la mediocridad, por no mencionar que al final su mensaje crítico se ve suavizado cuando el director nos confirma que aún hay esperanza para los verdaderos americanos que no son partidarios del homicidio indiscriminado o eso piensa él al menos. Lo dicho, una idea que pudo construir una cinta cínica, incisiva, cruda y políticamente incorrecta se queda en un espejismo que se va desvaneciendo a lo largo del metraje. Si alguien quiere ver un interesante estudio sobre como influye la violencia en la sociedad y el individuo que vea Funny Games (preferiblemente la austriaca) o La Naranja Mecánica y se deje de chorradas inconsistentes como la que nos ocupa.



6 comentarios:

  1. Y yo que cuando vi el tráiler me olí el ñordo pero recientemente me hablaron muy bien de ella y le tenía muchísimas ganas... Mi gozo en un pozo de mierda.

    ResponderEliminar
  2. A mí sinceramente me ha parecido una mediocridad por la que no merece la pena pagar, pero oye, las opiniones son como los culos, huelen mal y tienen una raja en el centro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si parece mierda, huele a mierda, tiene textura de mierda y sabe a mierda, por mucho que alguien me haya dicho que no es mierda, me parece que no les voy a creer. Es mierda.

      Eliminar
    2. Pues sí, lo es, pa que te voy a engañar.

      Eliminar
  3. Pues parecía que estaba bien, pero si decis que es una mierda me lo creo. No hay dinero para todo, y más si tenemos Lobezno este mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, para una tarde tonta en casa sin nada más intersante que ver, pase, pero pagar una media de 10 euros por verla en pantalla grande pues no, a mí al menos no me merecería la pena.

      Un saludo!

      Eliminar