lunes, 18 de enero de 2010

Sherlock Holmes



Director:
Guy Ritchie (2009)
Guión: Mike Johnson, Anthony Peckman y Guy Ritchie basado en el cómic de Lionel Wigram inspirado en los personajes de Arthur Conan Doyle
Actores: Robert Downey Jr, Jude Law, Rachel McAdams, Robert Maillet, Mark Strong, Kelly Reilly




No hay duda. La cinta que nos ocupa no es una obra basada en el personaje creado por el escritor británico Arthur Conan Doyle, es una nueva película de Guy Ritchie a la que le han espolvoreado algo de la esencia del detective más famoso de todos los tiempos con la mayoría de los alardes estilisticos y narrativos del realizador inglés autor de Revolver o Rockanrolla.




Sherlock Holmes, poco importa si se inspira directamente en la obra de Conan Doyle o el cómic de Lionel Wrigman es cine Guy Ritchie 100%. Virilidad, cierto aire misógino, suciedad física y moral, peleas a manos desnudas, submundo del hampa y un retrato de los callejones más deplorables de Londres con sus entrañables canallas y malvados representantes de las clases acomodadas.




Pero también es cierto que el autor de Lock & Stock es consciente de que su personaje central es Sherlock Holmes, por eso se hace fuerte a la hora de exagerar y enrevesar los metodos deductivos de su protagonista, desde mi punto de vista lo mejor de la cinta argumentalmente hablando. Por otro lado la estética es efectista y saturada como en toda la obra de su creador, con una realización tan tecnicamente espectacular (la escena de la cadena de explosiones, magnificamente rodada) como formalmente ligera y de poca trascendencia.




Lo mejor del film es la indudable química entre un Robert Downey Jr más canalla que nunca dando vida a Holmes y un elegante e íntegro Jude Law en la piel de Watson. Ambos comparten escenas de una notable comicidad llenas de diálogos excelentes (otro de los puntos fuertes de la película) que incluso llegan a arrancar alguna carcajada al espectador. El resto de secundarios se mueve entre una guapa Rachel McAdams en plan mujer florero sin aportar nada relevante a la trama por mucho peso que se le quiera dar su rol y un Mark Strong correctísimo dando vida Lord Blackwood.




En resumidas cuentas Sherlock Holmes sólo podrá ser disfrutada si se ve con la mirada completamente limpia y vacía de prejuicios siendo el espectador consciente de que no va a ver una ortodoxa adaptación sobre las aventuras del personaje del 221B de Baker Street, sino un mix que va desde los cómics de Alan Moore, a el cine de Jean Claude Van Damme (esas descriptivas peleas no por metidas con calzador son menos atractivas) y sí, aunque parezca raro a las novelas de Arthur Conan Doyle. Para pasar el rato señores, que no es poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada