viernes, 11 de enero de 2013

Zero Dark Thirty: La Noche Más Oscura



Título Original Zero Dark Thirty (2012)
Director Kathryn Bigelow
Guión Mark Boal inspirado en hechos reales
Actores Jessica Chastain, Joel Edgerton, Taylor Kinney, Kyle Chandler, Jennifer Ehle, Mark Strong, Chris Pratt, Mark Duplass, Harold Perrineau, Jason Clarke, Édgar Ramírez, Scott Adkins, Frank Grillo, Lee Asquith-Coe, Fredric Lehne, James Gandolfini, Reda Kateb





Tras el éxito internacional (taquilla, crítica, premios a lo largo de todo el globo incluyendo 6 Oscars) de la sobrevalorada En Tierra Hostil (The Hurt Locker) la directora norteamericana Kathryn Bigelow ha conseguido un nuevo status en el Hollywood actual. Tras las alabanzas del film protagonizado por un magnífico (pero antipático hasta lo indecible) Jeremy Renner, la ex mujer de James Cameron pasó de ser una realizadora irregular que ofrecía productos entretenidos (Acero Azul, K-19: The Widowmaker) y puntualmente alguna pieza de culto (Los Guardianes de la Noche, Días Extraños) a una cineasta reivindicada y con un nombre sólido dentro del panorama del celuloide comercial estadounidense.





Esta nueva posición le permite abordar proyectos más trascendentes en fondo y forma, así como recibir el respaldo de las productoras más importantes para realizar sus trabajos detrás de la cámara. Zero Dark Thirty es su última película y la misma aborda el proceso de búsqueda y captura del terrorista saudí Osama bin Laden, principal instigador del terrible atentado a las Torres Gemelas de New York el 11 de Septiembre de 2001. El resultado final tiene muchos aciertos en el plano cinematográfico, pero también algunos fallos que la hacen imperfecta.




Una joven agente de la CIA (Jessica Chastain) estuvo detrás de la búsqueda internacional del hombre más perseguido del mundo, Osama bin Laden, la cabeza pensante detrás del infame 11S. Su dedicación al caso fue total, con búsqueda infructuosa de pistas, sospechosos y compañeros que iban y venían sin implicarse demasiado en un seguimiento por tierra, mar y aire que parecía inútil, abarcando el mismo toda una década hasta que el 2 de Mayo de 2011 coordinó una operación de los SEAL de la CIA que supuestamente triunfó cuando eliminó al terrorista sirio en un asalto nocturno en la casa en la que estaba oculto en Pakistán.




Zero Dark Thirty es una notable recreación del proceso de búsqueda de Osama bin Laden, un largometraje de acabado acerado, rodado con mano firme y alejado de maniqueismos alarmantes o un patriotismos obvios y recalcitrantes. Kathryn Bigelow aborda el proyecto con un tono aséptico y distanciado y ahí se encuentran la mayoría de sus virtudes y alguno de sus fallos como producto cinematográfico. Por un lado al no haber una implicación moral notable, imperando un tono cuasidocumental, no podemos hablar de partidismos pueriles o mensajes tendenciosos, pero esa frialdad expositiva también permite justificar actos inhumanos llevados a cabo por la CIA.




Esto queda patente en la primera mitad del film cuando se nos expone en pantalla de manera naturalista, seca y doliente los métodos de tortura que los agentes de la CIA utilizan para sonsacar información a los sospechosos que tienen encerrados en cárceles clandestinas. Bigelow retrata estos actos de manera cruenta, sin edulcorar su ejecución y lo que vemos en pantalla se muestra terrible e inhumano, pero la directora no quiere hacer juicios de valor (al menos en guión no los hace). Ella como cineasta no glorifica estos métodos, pero tampoco los condena, los expone de manera realista, nos confirma que se llevaron a cabo y que funcionaron y ahí es cuando el espectador debe posicionarse ideológicamente. A mí me parecen del todo reprobables, pero esa ya es otra historia.




Bigelow mete su cámara en las oficinas de la CIA, en despachos políticos, en los pasillos de la Casa Blanca, no deja nada sin explicar, es más, en ocasiones sobreinforma al espectador, pero todo está llevado con profesionalidad y sin aspavientos. Como es lógico el núcleo central de la historia es el personaje de Maya (una Jessica Chastain de Oscar), que refleja en su psique maniática la sed de venganza de un país obsesionado con encontrar una cabeza de turco que expié los demonios de América y que sacie su imperiosa necesidad de aplicar la ley del Talión. Es interesante la evolución del personaje, cómo al inicio del film no puede asistir a las torturas de los sospechosos y para más tarde aceptarlas como "un mal menor" para llegar a un fin determinado por el bien común de la su nación.




A pesar de lo interesante que es el personaje principal femenino, haciendo incluso que un grupo de secundarios magníficos como Jason Clarke, James Gandolfini, Mark Strong (estos dos últimos acompañados de sus terribles postizos capilares) bailen a su son saliendo airosa como mujer en un mundo de hombres, el cine de Bigelow sigue siendo, para bien o para mal, vigorosamente masculino, adrenalítico (aunque aquí esa adrenalina no se dispara hasta la magnífica media hora final) aunque esto no le impide dar su toque personal al personaje de Maya, que tiene interesantes matices a pesar de su contención que pocas veces se ve resquebrajada.




Mucho se ha hablado del tramo final en el que se recrea el asalto y eliminación de Bin Laden, desde que es un prodigio de la técnica hasta que es la mejor escena cinematográfica del año. Lo cierto es que el clímax del largometrajo funciona por no apelar a alardes y ni fuegos de artificio. Esa recta final está ejecutada con la misma austeridad seca del resto del metraje, además el tenebrismo con el que está realizado tiene un tono de cine de terror con un in crescendo de la tensión más que notable, aún siendo conscientes nosotros como espectadores de que conocemos el final de antemano. En la conclusión, cuando se lleva a cabo la misión no hay frases lapidarias o patrióticas por parte de los SEAL, cosa que se agradece al producto.




La Noche Más Oscura es un interesante trabajo y la confirmación de la madurez de Kathryn Bigelow como cineasta. No es la obra maestra que algunos promulgan, pero tampoco la fascistada que otros proclaman, aunque sería de necios no reconocer su ambigüedad a la hora de abordar algunos temas relacionados con la política exterior de Estados Unidos y que su mensaje contiene una considerable apología de un individualismo de corte randiano en el que una sola mujer con talento debe luchar para prevalecer ante una "masa" burocrática que no hace nada.




A mí me ha dejado algo frío, aunque le reconozco los méritos como film. Se le pueden agradecer por un lado los momentos de buen cine que ofrece (el atentado en el restaurante hace que el mismo espectador sienta miedo, un acierto que no se muestre nunca la cara de OBL y las múltiples lecturas de ese plano final enriquecen el conjunto del producto) y por otra reprochar que no se hable de aquellos actos llevados a cabo por la política exterior de Estados Unidos y que dieron lugar a ese fatídico día de Septiembre en el que el país más poderoso del mundo descubrió que no era invencible. Por desgracia y como es tradición el precio lo pagaron miles de personas inocentes.



11 comentarios:

  1. He hecho doblete hoy viendo "Las sesiones" y "La noche más oscura" (por ese orden de manera voluntaria para empezar por lo "ligero" y continuar hacia lo que demanda más al espectador -que son 160 minutos-). Y una vez más, tú y yo nos reconciliamos y pensamos lo mismo de pé a pá.

    Un film notable, nada de obra maestra, y con un acabado técnico impresionante (ése sí está de 10). De hecho, reflexionando a la salida del cine respecto a que no la había visto en V.O. me he dado cuenta de que, efectivamente, no es necesario. La calidad interpretativa de la Chastain (la única destacable, sin que los demás lo hagan mal -y con un carisma importante de Jason Clarke-) depende más de su expresividad que del cómo dice las cosas, por lo que la versión original era innecesaria. ¿Por qué? Porque el tema que trata no tiene nada especial (ese tono documental que mencionas) y el fondo no nos importa, es la forma lo atractivo, y eso lastra la genialidad definitiva de la película.

    Por otra parte, me encanta que el final sea TAN abierto. Es decir, que se nos haya introducido desde la mitad de la película la semilla de la obsesión de Maya, su ceguera por querer conseguir a su culpable, que es lo que en definitiva nos dice que el momento de la identificación puede ser más un delirio, sumado a que el hombre muerto no responde, según ¿su mujer? al nombre de Osama, nos lleva a ese final de "Puede ser o puede no ser" que rodeó la sospechosa muerte de Bin Laden (y posterior momento "Matarile-rile-rile").

    En ese sentido, y dada la estructura extensa del filme y el retrato de la obsesión de un único investigador, me ha recordado profunda e inevitablemente a ZODIAC, lo cual añade una espinita final que hace para mí que la película no pase de notable, esa sensación de "Este argumento lo conozco". Pero ya digo, el apartado formal es de 10, especialmente ese tramo final de, efectivamente, tonos oscuros a las Cero-Treinta.

    P.D. Pedro Jota estará encantado de que, aun incluyendo el atentado de Londres, no hicieran lo propio con el de España. ¡Prueba de que fue ETA! xD

    ResponderEliminar
  2. P.D. Venía un servidor aquí a informarle/hacer un poco de spam sobre "El Fantasma del Paraíso" pensando que ya la habrías visto y, aunque la mencionas un par de ocasiones, no tiene crítica propia. ¿Cómo se ha dado ese infortunio?

    Anyway, el regreso de la sección CLÁSICOS:
    http://wtfofthedead.blogspot.com.es/2013/01/clasicos-vol-4-el-fantasma-de-la-opera.html

    ResponderEliminar
  3. Pues muy de acuerdo con lo que comentas, sobre todo lo de ese ambiguo final que puede indicar muchas cosas, de manera muy acertada. Lo del paralelismo con Zodiac no lo había pensado, pero tiene mucho sentido ahora que lo dices.

    Pd: Hace demasiado que vi El Fantasma del Paraíso, la tengo cerca para hacerle un revisionado adecuado, pero antes o después comentaré tu entrada, no lo dudes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta que la comentes, tranquilo. Lo que sí me gustaría que comentases es el artículo sobre AMOUR que, con suerte, me publicarán mañana en Pliego Suelto, que allí la tendencia a no comentar es mayor y digamos que es un trabajo más "serio".

      En realidad el artículo es una adaptación de la crítica que ya enlacé en ZN, incluida como cuerpo central del artículo, pero incluyendo un poco de "historia de Haneke" para los legos en introducción y conclusión. Nos veremos allí ;)

      Mientras tanto quedo a la espera de tu crítica del Fantasma, de la de Reservoir Dogs, de la de Django... de todo lo que usté publique, buen señó ^.^

      Eliminar
  4. Empiezan a salir las primeras críticas de Django y apuntan muy bajas. Tarantino no hace más que mirarse el ombligo y no va a terminar de ser el gigante que apuntaba en sus dos primeras obras (aunque la verdad es que ya tiene un hueco entre los muy grandes, pero...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues si lo dicen las críticas... :)

      Las críticas también decían que "Malditos Bastardos" era su peor película y, aunque hubiera sido verdad (a mí me gusta más que "Jackie Brown" y casi que "Kill Bill 2", y bastante más que "Death Proof" -que por cierto, también me gusta, aunque sea la más denostada-), con la trayectoria de este hombre "una peli mala" significa "una peli mejor que el 90% de la producción americana anual".

      Así que yo en tu caso iría desprejuiciado como va a ir un servidor, sin haber leído una sola crítica y a disfrutar del espectáculo. Y además voy a poder verla en V.O. recordando a mi adorado Christoph Waltz =P

      Eliminar
    2. últimamente, o mi gusto ha empeorado mucho, o hay muy buenas películas en la cartelera. De todas formas, Malditos Bastardos, teniendo momentos de gran cine (toda la parte final es una gozada) es su peor película XD. Death Proof es una pasada en su género

      Eliminar
  5. A mí Malditos Bastardos me la pone dura. ¡Christoph Waltz, por el amor de dios!

    Anyway, como lo prometido es puta, ¡spam!

    AMOUR: EL TERROR SEGÚN MICHAEL HANEKE
    por Ander Luque (un servidor)
    http://www.pliegosuelto.com/?p=3900

    A ver si la veis de una vez, coño xD

    ResponderEliminar
  6. Vayamos por partes:

    Malditos Bastardos a mí me parece una maravilla y la mejor película de Tarantino desde Pulp Fiction, director que nunca ha vuelto a estar a la altura de sus dos primeros trabajos (Reservoir Dogs es mi peli favorita de las suyas) pero que siempre ofrece productos de calidad, es más, la cinta que menos me gusta de las que ha dirigido es Death Proof, que sin parecerme mala si abusa mucho de los diálogos, que por muy bien que se le den a Tarantino cuando son demasiados y excesivamente banales llegan a cansar.

    Yo tengo esperanzas en Django y si Lincon no lo impide iré la semana que viene a verla al cine.

    Pd: Tengo Amor en mi poder, cuando la vea comento en tu artículo Ander.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mierda de Blogspot se me ha comido el comentario extenso. Decía que Lincoln no la veré porque atufa a academicismo, corrección y búsqueda de premios en una película para lucimiento exclusivo del protagonista, que estará de 10, pero que para mí eso no sostiene una película.

      Y que cuando comentes en mi artículo, sea pronto o sea tarde, me avises de alguna forma, que entre que los comentarios se publican tarde y que no tiendo a revisitar mis artículos más que para spamear pues se me perdería.

      P.D. Siento el tono seco pero es que me jode MUCHO cuando lo que escribo se pierde para siempre por un error no humano...

      Eliminar
  7. Uno de los analistas es interpretado por Mark Duplass quien ahora estreno la serie Togetherness como director y actor

    ResponderEliminar