sábado, 5 de enero de 2013

Crepúsculo: Amanecer II, adiós con el corazón, que con el alma no puedo



Título original The Twilight Saga (Breaking Dawn Part 2) (2012)
Director Bill Condon
Guión Melissa Rosenberg basado en la novela de Stephanie Meyer
Actores Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Peter Facinelli, Dakota Fanning, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Nikki Reed, Kellan Lutz





Damas y caballeros, el inevitable momento ha llegado. Transgresión Continua, vuestro blog amigo, se avergüenza de abrir el año 2013 con la crítica de la última película inspirada en la saga de exitosos libros de la escritora episcopaliana (si no lo es, poco le falta) Stephanie Meyer. El culmen, dividido en dos partes, de esta franquicia cinematográfica que ha batido records en las taquillas mundiales y eliminando incontables de las neuoronas de los espectadores que las han disfrutado o sufrido, dependiendo del caso. Este "broche de oro" es un mix de las dos primeras películas Crepúsculo y Luna Nueva (divertidas por lo ridículas) y de las dos siguientes Eclipse y Amanecer I (aburridas por querer ir de serias y dejar un poco de lado el baboseo romántico de todo a 1 euro), es decir, justo lo que los fans y detractores de la serie de largometrajes esperaban.


Qué fuerte colega, me acabo de dar cuenta de que tengo cinco dedos.


La cinta se divide en una primera parte llena de estupideces relacionadas con esa relectura puritana y sensiblera que la famosa escritora ha realizado sobre un mito tan rico como el del vampirismo, aderezado con una historia de amor más empalagosa que la comunión de Winnie the Pooh y menos creíble que el título de biología de Ana Obregón. La segunda parte del metraje se mueve en los terrenos de Eclipse y Amanecer I, el aburrimiento se apodera de la velada y las cabezadas o las ganas de hacer algo útil mientras se visiona el film se hacen inevitables. Finalmente la obra se cierra con uno de los cierres más cutres, falsarios e insatisfactorios de la historia del cine reciente. Como es lógico de aquí en adelante spoilers a todo trapo.


Estoy un poco hasta el coño ya de hacer flexiones.


La historia se queda donde acabó Amanecer I. Nuestro pálido caballero andante Eduardo al ver que durante el atípico parto de su esposa Isabela la muchacha sufre unos dolores que nos hacen pensar que va a dar a parir a una criatura del imaginario lovecraftiano para finalmente morir, decide morderla y convertirla en un vampiro vegetariano, emo, empalagoso y que anda en patineta. Cuando la chica ya se ha habitúa a su nuevo status físico y social descubrimos que es físicamente más fuerte que su marido (y que todo Cristo, la posterior mítica escena del pulso así lo atestigua), entonces él la invita a realizar su primera cacería para saciar la sed que no tenía hasta que este se la mencionó. Así vemos por primera vez a Isabela correr a velocidad luz (ya sabemos, poder que tienen sólo los no muertos de esta saga) y percibir cosas como aleteos de pájaros con sus hipersentidos que darían envidia a Daredevil.


Toma, aquí tienes a tu niña, pero no la intercambies por drogas, eh.


Pero en el trayecto la "neófita" (así la llamará todo el mundo a partir de su conversión, idea genial usar un término que la mayor parte del público del film se vería en la obligación de buscar en un diccionario si supieran encontrar uno) se topa con el olor de un humano haciendo escalada que para colmo en ese momento se hará una herida sangrante que pondrá a Isabela cardiaca perdida. Finalmente por mediación de Eduardo, la moza conseguirá superar su atracción por el individuo (o individua, ni me acuerdo) y acabará alimentándose de un ciervo al que atrapará haciéndole un placaje digno de un jugador profesional de la NFL.


¡Dile a tu hija que no me esconda más el tinte del pelo!



Todos felices, la chica ha conseguido superar su prueba de fuego y vuelven a la casa de los Cullen a ver cómo le va el bebé recién nacido, del que han pasado como de comer mierda después de un parto agonizante. La criatura (nunca mejor dicho) en concreto se supone que crecerá a una velocidad desproporcionada por ser una especie de inmortal engendrado entre hombre vampiro y mujer humana. Para llevar a imágenes tan feliz idea alguien toma la pizpireta decisión de que la jodida cría tenga la cara retocada digitalmente en todo momento, opción artística que convierte a la niña en una especie de muñeco de cera viviente que tiene a un servidor incómodo y casi acojonado a lo largo de todo el metraje.


Ha llegado el invierno vampirico a El Corte Inglés.


La felicidad inunda el hogar de los vampiros doctorados en medicina. Padre, madre, hija y el espíritu santo, pero ojo, no olvidemos el tercer vértice del triángulo amoroso. No sé si lo recordáis, pero entre el puro y profundo amor de Isabela y Eduardo se interponía Jacobo, el indio licántropo licenciado en pagafantismo y poseedor de unos pectorales de ensueño. Como el chaval de la sonrisa Profident ya no pintaba un carajo en la saga su creadora decidió que el personaje se "imprimiera" (siempre que leo o escribo el término sigo pensando en fotocopias) del bebé, es decir, darse cuenta de que Renesmee (nombre de Teleñeco donde los haya) será el amor de su vida que le corresponderá en un un futuro no muy lejano, porque la niña crece más rápido que la barriga de Russell Crowe.


Mamá, tío Jacob dice que me siente encima suyo.


Esta excusa, que convierte a Jacobo en un pedófilo que tendrá en un futuro como suegra a la que hasta hace tres días era el supuesto amor de su vida, sirve para que no desaparezca de esta última entrega y pueda deleitarnos con nuestra (merecida) ración de six pack. De modo que cuando los Cullen entran en casa descubren que Jacobo es muy receloso con quien se acerca al bicho. La evolución de pagafantas a canguro psicótico a lo La Mano que Mece la Cuna es un hecho, pero a Isabela esto no le hace ni puta gracia, de modo que para estrenar con alguien conocido su nueva superfuerza nos regala una escena impagable en la que coge de la nuca al pobre adolescente lupino como si fuera un muñeco de trapo y lo saca de la casa de un puñado echándole en cara que se aleje de su hija y que no le diga Nessie, como al monstruo del Lago Ness. True story.


Lo siento guapa, pero a mí me queda mejor el perfilador de labios.


Momentos después disfrutaremos de la inclusión del personaje más entrañable de la saga, el de Carlitos, el padre de Isabela, el sufrido agente de la ley que sigue sin dar crédito a las gilipolleces que lleva a cabo su  primogénita junto a esta hermandad de vegetarianos con anemia. Él es el centro de la escena cumbre de la saga con respecto a Jacobo, ya que este último para convencer al primero de que es un ser sobrenatural que se convierte en un enorme lobo que haría las envidias de la familia Stark no duda en desnudarse frente a él hasta quedarse en ropa interior, rematando una escena de connotaciones homosexuales tan brutales que hacen que Brokeback Mountain parezca una cinta rodada por John Milius.


Mira mamá, así son las tetas que quiero pedirle a Santa Claus esta Navidad.


Antes de que Carlitos aparezca en la casa de los Cullen para que su hija, su yerno y el resto de lánguidos le digan que ella se ha convertido y que tiene una nieta que ya puede hacer la comunión, los chupacoliflores le dan a Isabela un curso acelerado de "cómo no parecer un vampiro, siendo un vampiro, para que a tu padre no le de una paro cardiaco al enterarse" porque al haberse convertido en una no muerta ha perdido dotes tan increíbles y necesarias como sentarse despacio en un sofá o parpadear con regularidad humana. Poca cosa, ningún problema que nuestra ex drogadicta (con una cara más saludable de vampira que de humana) favorita no pueda solucionar en unos minutos.


No Edward, no me estoy haciendo la estrecha, es que la cría nos está mirando.


Tras convencer a su padre de que no se ha metido en una secta new age todo este entramado digno de un capítulo de La Tribu de los Brady con metanfetasmina desaparece y empieza la acción, la marchuqui. Una prima de los Cullen descubre la existencia de la niña de cera y se chiva a los Vulturi, los vampiros andróginos italianos fans de David Bowie que deciden que esto no puede ser, de modo que buscan una excusa estúpida y deciden ir a Estados Unidos a darle para el pelo a la pareja por engendrar un cirio de semana santa tan aterrador. Pero la Cullen con poderes premonitorios tiene un momento Maya Style y descubre la futura venida de los chupasangres espagueti, de modo que a los protagonistas les da tiempo a reclutar aliados.


¡Mira mamá, las Destiny's Child!


En el proceso de recolección de vampiros internacionales tenemos a un hindú que domina los elementos (¿¿??) una rubia que ejerce de "escudo" aunque sus poderes son dignos de una porra eléctrica aturdidora, un primo obeso de Draco Malfoi que va acompañado por una especie de garrulo de pueblo, dos africanas para dar el toque exótico y dos británicos de pinta a desaliñada y abrigos largos que parece que van a tener cierto carisma (más porque fusilan la imagen de los personajes de Ángel y Spike de las series vampíricas creadas por Joss Whedon que por otra cosa) pero que quedan en nada cuando el guión los vuelve enamorados o imbéciles directamente.


Ven aquí zagal, te voy a dar lo tuyo, yo ganaba siempre los pulsos cuando estaba en Proyecto Hombre.


La niña de cera sigue dando miedo, Jacobo aún está obsesionado con ella y sus inteligentes padres la llevan a la batalla con los Vulturi, que cuando aparecen entre la nieve con las capuchas puestas parece que van a protagonizar un vídeoclip de Nightwish. Los Cullen advierten a Aro (Michael Sheen, te iba a preguntar qué  coño haces aquí, pero es que también sales en la saga de Underworld, de modo que olvídalo) el vampiro jefe de los Vulturi que se puede liar un pifostio de proporciones catedralicias si entran en batalla. Hasta que esto llega el muermo invade la pantalla y todo son escenas de transición en los que Isabela trata de depurar sus poderes de táser, la niña aterradora crece a lo bruto o el empalago entre los protagonistas lo llena todo de almíbar.


Eh, eh, eh, bitch please.


Pero el momento de la verdad llega, los Vulturi deciden atacar y empieza una batalla de un cuarto de hora, esta vez con golpes reales, no con enfrentamientos de halitosis como en la primera película. Aquí encontramos algunos de los momentos más memorables del film, como decapitaciones sin una sola gota de sangre, lobos digitales mordiendo a vampiros travestidos, Eduardo cogiendo a Isabela para que dé patadas a lo Jean Claude Van Damme y como espectador vamos experimentando sensaciones que van de "bueno, seguro que a los/as fans de la saga les gusta este clímax" a "podría haber sido peor, además está muriendo mucha gente", pero lo terrible no ha llegado aún.


Sí, podría utilizar mi supervelocidad para viajar de un lado a otro, pero así no luzco el coche.


Cuando Eduardo e Isabela van a darle para el pelo a Aro incitando a un final que si bien se adecua a la mediocridad imperante en la saga al menos tiene algo de credibilidad, descubrimos que no, que todo ha sido una visión (lo que se conoce como un Antonio Resines de manual) que al ponerle las manos en la cabeza a la Cullen con ínfulas de Anne Germain  ha podido ver su futuro, que es más negro que el sobaco de Darth Vader. El vampiro italiano se hace caquita y decide que ni de coña se mete en este zanganal bélico que le costará la cabeza y la no vida. 


¡Hostia puta, qué frío hace!


El asombro es tal que hasta varios de los personajes se quedan ojipláticos y culitorcidos, como un servidor. Tras tal desastre en un momento de altruismo pienso en los fans de la saga, a los que al final les he cogido cariño, y me doy cuenta de que no merecían esta mierda de cierre y más después de haber sufrido más de 12 horas de cine que se mueve entre lo endeble y lo terrible. La pareja es feliz, la niña encerada crece aún más (en su último plano se nota que le han puesta la cabeza de la cría a una actriz adulta y yo no dejo de pensar en las pesadillas que me esperan por la noche al irme a la cama tras asistir a cosa tan terrible) para poder ventilarse a Jacobo y los protagonistas vuelven al rosal en el que tuvieron el primer calentón para decirse el uno al otro que se quieren tanto que les va a explotar la cabeza.


Si atacan ellos antes azúzales a la niña y nosotros salimos por patas.


Así termina la saga Crepúsculo, éxito de ventas primero en las librerias y luego en los cines, fenómeno fan que ha puesto en un pedestal a una actriz con pinta de politoxicómana y tan inexpresiva que hace que Steven Seagal parezca Jim Carrey, un británico con cara de tener siempre pellizcado el testículo derecho con la cremallera de los pantalones y un jovencito musculoso y bronceado que podría hacer el remake americano de El Vaquilla. Saga que ha pisoteado el mito vampírico creado por el irlandés Bram Stoker, que ha vendido como ideal un romance insulso, infantil y falso y que  hace una apología puritana y conservadora de la castidad y la abstinencia sexual que haría las delicias de Rouco Varela.


Se nos acabó el negocio nena, ahora podríamos empezar a hacer cine de verdad.


Mentiría si dijera que voy a echar de menos las películas de la franquicia Crepúsculo, pero sí añoraré escribir reseñas como esta. Inocentemente malintencionadas, tontorronas, cazurras, por las que me han llegado a acusar de insensible, desalmado y conchudo sidoso. Espero que en un futuro alguna otra saga cinematográfica sea lo suficientemente insulsa, estridente y popularmente aceptada como para incitarme a desempolvar mis críticas humorísticas, unas veces más graciosas, otras menos, para qué negarlo.


Jo, mamá, diles que se vayan, me dan grima.


Por ahora me quedo con el recuerdo imborrable de las dos primeras películas y sobre todo de la segunda, esa inenarrable Luna Nueva. Una de las mejores comedias ¿inintencionadas? de la pasada década que me pondré en los momentos de bajón psicológico para no olvidar nunca que Eduardo e Isabela se querían apasionadamente y que yo no tengo ni puta idea de romanticismo porque no me creo su historia de amor inmortal, picores genitales, convulsiones y palidez extrema.



11 comentarios:

  1. Así te entre un sarcocele sifilítico, conchudo y miserable sodomita, por no apreciar el romanticismo inherente a semejante portento cinematográfico. La película más LINDA de la historia, y has arruinado la experiencia visual que supone verla, destripando detalles importantes de la trama sin miramiento alguno a los que no la hayan visto, e introduciendo una segunda lectura irónica que hace mirar lo vivido de otra forma a quien sí. Y JACOB es bien LINDO y ATRACTIVO... su historia de amor con RENESMEE es totalmente lógica y está ahí desde el minuto uno de CREPÚSCULO. RENESMEE es una chica LINDA, y ARO es un gran villano de toda la saga, con sus VOLTURI que dan MIEDO auténtico. Esto son los VAMPIROS de VERDAD, seres MELIFLUOS que BRILLAN bajo el SOL, y no esa chingada MALEDICENTE e ICONOCLASTA de DRÁCULA o LOS VIAJEROS DE LA NOCHE o THIRST, que no transmiten el VERDADERO AMOR que los VAMPIROS tienen por los HUMANOS. Veo que además se te ha escapado el guiño PRINCIPAL de estas películas, porque Bella es bien BELLA (¿lo pillas?) y todas las niñas quieren ser como ella: BELLA, GUAPA, BELLA, INTELIGENTE, BELLA y ENTREGADA A SU HOMBRE. No hay nada más BONITO en los tiempos de aquí te pillo y aquí te mato que CORREN que una historia de AMOR en el que el HOMBRE no quiera sexo, aunque sea la mujer la que lo BUSQUE. Eso es VERDADERO AMOR. El SEXO ES PECADO. Es todo una METÁFORA. Conchudo insensible y lleno de ETSes. Así se te caiga la VERGA de tan HENCHIDA como la tendrás sin nunca poder darle ALIVIO, porque no entiendes a las MUJERES DE VERDAD ni lo QUE QUIEREN, que es un hombre como EDWARD CULLEN. BIBA... BRABO EDWARD. Espero que escriban más libros y que CREPÚSCULO DURE POR SIEMPRE, y que EDWARD Y BELLA estén con nosotros POR SIEMPRE, viviendo para SIEMPRE, y SIEMPRE actuando en estas películas. Deberían darle TODOS LOS OSCARS a esta PELÍCULA este año, como en su momento hicieron con el final de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. Es puro DRAMA Y AMOR y...

    [...]

    [...]

    Ea, ya está. Superad eso crepusculocas atraídas por Google. Señor Armin, todo parabienes. Esto es la pieza clave de su carrera como crítico cinematográfico, el último ladrillo que le quedaba por poner. Ahora mismo lo único que podría hacer es jubilarse, porque ya está todo hecho. Tarea titánica de años, por fin concluida. De hecho es curioso, porque el nivel de ridiculez de cada cinta puede medirse en función de las carcajadas que provocan cada uno de los artículos que les ha dedicado. Éste no ha estado mal (¡gran traca final!) pero he de decir que el de Luna nueva fue el mejor, porque la película también fue "la mejor". Verla con amigos es toda una experiencia. Es cojonuda. De las mejores comedias de los últimos años. Un examen de la angustia y los picores adolescentes (que vienen a ser lo mismo) tan, tan ridícula por querer ir tan, tan en serio que acaba anulando cualquier propuesta paródica derivada. Y poco más. ¡Un abrazo y, hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  2. 50 sombras de Grey es la próxima aventura cinematrográfica, pero nos lo vamos a pasar bien, porque es todo puro sexo

    ResponderEliminar
  3. The Fifty Shades trilogy was developed from a Twilight fan fiction originally titled Master of the Universe and published episodically on fan-fiction websites under the pen name "Snowqueen's Icedragon". The piece featured characters named after Stephenie Meyer's characters in Twilight, Edward Cullen and Bella Swan. After comments concerning the sexual nature of the material, James removed the story from the fan-fiction websites and published it on her own website, FiftyShades.com. Later she rewrote Master of the Universe as an original piece, with the principal characters renamed Christian Grey and Anastasia Steele and removed it from her website prior to publication. xDDDDD

    ResponderEliminar
  4. que vergüenza, sr. armin!!! se ve a la legua que es ud. un amargado y que le come la envidia por no haber vivido nunca una historia de amor como la narrada en esta épica saga.
    es ud. un insensible, desalmado y conchudo sidoso!!!

    ResponderEliminar
  5. Ni idea tenéis. Yo estoy esperando ya la segunda del Mario Casas maltratador amoroso, esa de "Tengo ganas de ti", que os recomiendo la crítica que hizo Armín Tanzarián a la primera "3 metros sobre el cielo". Ése debe ser su nuevo escalón hacia el cielo.

    Enhorabuena, buen señor. Risas everywhere. Y más que deben venir ;)

    P.D. Inevitable enlazarte el nuevo y definitivo tráiler de EVIL DEAD. Voy a estar palote de aquí al estreno: http://www.youtube.com/watch?v=pvDLWlxxcak

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestras palabras muchachos.

    Qué risa con el comentario de Jose, dios, se nota que es mi groupie principal de las críticas de Crepúsculo, como siempre un placer y un honor que te pases por aquó. Juan, ya me ha comentado un amigo mío de confianza (y escritor para más señas) que la trilogía de 50 Sombras de Grey produce cáncer al leerla, si hacen pelis no me las pierdo... de manera ilegal, claro está. Drummer, soy un incomprendido envidioso ya me conoces, el karma algún día me pasará factura y Reverend, con las adaptaciones españolas del Moccia es que se me quitan las ganas de cachondeo, una cosa es reírse de un mensaje sobre sobreproteger y respetar la sexualidad de la "desvalida" mujer presentado con un papel de regalo en forma de baboseo amoroso y puritanismo y otra muy distinta es uno que enaltece tratar a tu pareja como a una perra y humillarla de la manera más machista posible, pero oye, no dudéis que veré y comentaré la de Tengo Ganas de Ti, porque tengo ganas de que siga la senda de la primera y ponerla fina filipina. El trailer red band final es la leche, veremos si el remake de Evil Dead no es una de las sorpresas del 2013.

    Un saludo gentuzos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso! ¡Sangre! ¡Sangre por todos lados!
      (aclaro que me refiero a tu crítica a TGDT, no al remake de Raimi)

      Eliminar
  7. Si, si que son una vergüenza. Pero lo que realmente llama la atención de estos libros, al menos el primero, es que son directamente pornografía, dominación suave para ser más exactos y se pasan todo el libro dándole que te pego en todos los sentidos del termino.

    No tengo ni la menor idea de como piensan adaptarlos, porque supongo que sus numerosísimas fans lo que querrán es ver la acción en pantalla grande y los estudios no quieren ni vern en pintura un +18 o una X directamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estudios no quieren ver ni en pintura eso porque no vende, porque te quita público. Pero si partimos de un material que ya era así en origen, que se ha convertido en un best-seller masivo global dedicado a postadolescentes y señoras que se sonrojan y sonrían in the dark mientras un maromo taladra a alguien en el libro pues... Lo van a petar.

      Si no lo hacen +18 será cuando no irá ni dios.

      Eliminar
  8. debes ser una persona muy exitosa y con las neuronas suficientes como para se escritor o director de una pelicula, quizas hasta el protagonista de una de ellas. envidioso y reprimido. dedica a triunfar y no a criticar. si no t gusta la saga pues simplemente ignorala y buscate otras peliculas que ver, pero no t metas en lo q no te importa. niño inmaduro. ah, y si yo quiero quemar mis neuronas viendome la saga es mi asunto no el tuyo. pobre diablo envidioso

    ResponderEliminar
  9. Persona existosa poco, neuronas las justas (por eso las aprecio tanto) escritor, bueno, aquí echo el rato y director, pues es un sueño, inalcanzable o no el tiempo lo dirá. Protagonista no, no doy el pego delante de la cámara, me falta en el encanto del Pattinson. Envidioso para depende qué, reprimido más bien poco. Triunfar me va a costar, lo tengo asumido, criticar sí, porque este blog va de eso, de críticas de cine. Es cierto, si la saga no me gustaba desde el principio debería haberla dejado, pero me reía mucho viéndola (Luna Nueva es la de Dios, qué carcajadas) y en la vida hay que ser feliz. Niño inmaduro sí, espero que por muchos años. Y también es cierto que tú con tus neuronas puedes hacer lo que quieras, faltaría más.

    Pues un saludo y gracias por escribir en un blog en el que me dices que ignore una saga de películas que no me gustan mientras tú no haces lo propio contestando a una crítica que detestas porque critica a tus películas favoritas.

    Nos vemos y vuelve cuando quieras!

    ResponderEliminar