miércoles, 4 de noviembre de 2009

El Secreto de sus Ojos, herida abierta


Director: Juan José Campanella (2009)
Guión: Juan José Campanella & Eduardo Sacheri
Actores: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, Pablo Rago, Javier Godino, José Luis Gioia, Mario Alarcón, Mariano Argento, Ricardo Cerone, David Di Nápoli





Una vez más creía un servidor que tanto elogio hacia la última cinta del porteño Juan José Campanella era exagerada, pero el hecho de que hasta al gran Carlos Boyero se le abriera el culo hablando de este film me llamó mucho la atención. Sí, todas las maravillas que habéis oido sobre El Secreto de sus Ojos son ciertas, o peor, no le hacen justicia, porque estamos ante una película destinada a marcar época en el cine hispanoamericano.




Cine negro, policiaco, comedia, drama, cine político, romance. El Secreto de sus Ojos condensa todos los géneros cinematográficos posibles con un virtuosismo inusitado y con ellos da forma a una colosal obra genial a todos los niveles, profunda, conmovedora, unas veces cómica otras aterradora, pero siempre certera, vivaz y tan real que transmite al espectador una amplia gama de sensaciones.




Un hombre enamorado en silencio, la mujer culpable de sus horas de insomnio, un entrañable borracho que está mandando a tomar por culo su vida sin saberlo, pero que daría todo lo que tiene por su amigo, un hombre que perdió al amor de su vida y que clama justicia, el presunto verdugo de la chica, uno de los hijos de puta más grandes que se han visto jamás en una pantalla y que protagoniza una de las escenas que más miedo e impotencia transmiten de la historia del cine reciente, hablo de la de la pistola en el ascensor, que tiene muchas lecturas y produce verdadera ira en el espectador y de fondo un entramado político que nos hace ver cuanta mierda tuvo que tragar Argentina durante la dictadura militar de los años 70.




El director de El Hijo de la Novia se deja imbuir por el más puro clasicismo cinematográfico en su puesta en escena, mesurada, lírica. Pero luego nos descoloca con ramalazos de una perfección técnica que bordea lo sobrehumano, porque el plano secuencia del campo de fútbol, por cojones, está trucado, porque si no yo dejaría de ser ateo, empezaría a creer en dios, me daría cuenta de que es argentino y no es Maradona, porque hace cine y se llama Juan José. Aún así es la escena cinematográfica má lograda del año, ni el mejor De Palma lograría la perfección técnica que consigue transmitir Campanella con esa colosal demostración de virtuosismo narrativo.




Como colofón final un desenlace doble, el del romance entre los dos protagonistas y el del caso del crimen. El primero justo pero más previsible, el segundo el más brillante que yo he visto en décadas, dejando a los de Quentin Tarantino, Gaspar Noé o Lars Von Trier a la altura del betún. Campanella se ocupa de que nos equivoquemos con respecto a la resolución dejando varías vías abiertas, pero cuando lo descubrimos todo no podemos hacer otra cosa que quedarnos atónitos ante tan bestial genialidad y de regalo dos de las mejores frases que ha dado nunca el cine hablado en español: "Por favor, dígale que la menos me hable" y "Usted dijo perpetua", sencillamente impagable.




Cinta de visión obligada, la mejor película del año rodada en nuestro idioma. El Secreto de sus Ojos juega en una liga superior, mostránodose como una obra que se mueve con increíble soltura entre el drama y la comedia, el cine negro y el romántico, un film a todas luces maravilloso, tanto que le podemos perdonar detalles como el infantil y simplista acoso piscológico del personaje de Irene al de Gómez con innecesario plano fálico incluido. Una joya de incontables quilates que nos dice muchas cosas sin dar respuesta a todas, pero que nos deja clara una, que Campanella ha entrado en la élite, ya es uno de los grandes y eso no hay quién pueda rebatirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada