miércoles, 2 de febrero de 2011

Cómo Entrenar a tu Dragón, mi monstruo y yo



Título Original: How to Train Your Dragon (2010)
Director: Dean DeBlois y Chris Sanders
Guión: Adam F. Goldberg y Peter Tolan basado en el libro de Cressida Cowell




Dreamworks, la productora creada por Steven Spielberg, David Geffen y Jeffrey Katzenberg, tiene a sus espaldas una ya larga filmografía. Dentro de ella hay un considerable hueco para el cine de animación con obras como las cuatro entregas del ogro Shrek, las dos partes de Madagascar, Hormigaz, Monstruos Contra Alienígenas o incluso meritorios films de corte religioso como El Príncipe de Egipto.




El cine animado de esta productora ha vivido siempre a la sombra de la invencible Pixar y sus genialidades fílmicas. Al lado de las joyas de orfebrería de la casa de John Lasseter los productos de Dreamworks palidecían y quedaban reducidos, en su mayoría, a lo que realmente son. Películas divertidas sustentadas en clichés continuos, que no poseían verdadera trascendencia cinematográfica, pero que sí ofrecían buenos ratos celuloide entretenido dirigido a todos los públicos.




Con Cómo Entrenar a tu Dragón, para un servidor Dreamworks consigue por fin poner una pica en flandés. El film que nos ocupa no sólo me parece la mejor obra salida de dicha productora, sino también un perfecto ejemplo de cine animado de calidad, con personajes memorables implicados en tramas bien trabajadas y muy interesantes. En definitiva, el conjunto parece tener más poso que el resto de obras con el sello Dreamworks




How to Train Your Dragon es una entrañable cinta sobre un pueblo vikingo que tiene como tradición matar dragones para que los adolescentes de la localidad se vuelvan, gracias a dicho ritual, valientes adultos. Hasta que uno de ellos entabla amistad con una de las mitológicas criaturas que se presupone perteneciente a una de las razas más peligrosas y salvajes un Furia Nocturna. El resultado es una sólida historia que apela por la amistad, la ecología y que realiza un interesante ejercicio sobre continuo choque entre las tradiciones ancladas en el pasado y una concepción más vanguardista y moderna de la sociedad.




Tomando referencias de cintas como Merlín el Encantador o Pedro y el Dragón Elliot y de series animadas como Vicky el Vikingo, Dean DeBlois y Chris Sanders tejen una deliciosa fábula llena de personajes remarcables, conflictos familiares (la relación entre Hipo y su padre, así como el deseo de este último porque su hijo se haga un hombre están muy bien perfiladas), amor, mucho humor y la presencia de un personaje entrañable e inolvidable como Desdentado sirven para dar solidez a un relato que transmite veracidad, buenas intenciones y gran cine.




Si Dreamworks sigue por esta senda abierta puede evolucionar y llegar a hacer grandes películas. Obras que perduren en la memoria más allá de chistes jocosos, personajes disparatados pero planos o reformulaciones de conceptos argumentales trillados. Cómo Entrenar a tu Dragón puede dar mucho más que eso y de manera acertadamente diferente (como ejemplo, ese apunte dramático en el inevitable pero delicioso happy end) lo hace. Regalando al espectador hora y media de buen celuloide que nos hace ver que no sólo de Pixar vive el aficionado al cine de animación occidental.


3 comentarios:

  1. estupenda pelicula, sin lugar a dudas. aun asi, creo que palidece frente a toy story 3, incluso me prece ligeramente inferior a la reciente enredados (que le voy a hacer, adoro el espiritu disney noventero).

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, a pesar de ser una excelente cinta no es tan buena como esa maravillosa Toy Story 3 que seguramente le robará el Oscar a la película de animación.

    Enredados la veré en breve, que ya me han hablado muy bien de ella.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la película , Desdentado es un amor, y los personajes están muy bien perfilados, es cierto que es inferior a Toy Story 3 pero aunque me gusta mucho Enredados y disfrute mucho con ella prefiero Como entrenar a tu Dragón.

    ResponderEliminar