miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cazafantasmas II, el secreto de los mocos rosa



Título Original Ghostbusters II (1989)
Director Ivan Reitman
Guión Harold Ramis y Dan Aykroyd
Actores Bill Murray, Sigourney Weaver, Dan Aykroyd, Harold Ramis, Rick Moranis, Ernie Hudson, Annie Potts, Peter MacNicol, Harris Yulin, David Margulies, Kurt Fuller, Janet Margolin, Cheech Marin, Brian Doyle-Murray, Ben Stein, Philip Baker Hall, Kevin Dunn, Chloe Webb, Wilhelm von Homburg




El estreno de Los Cazafantasmas en 1984 fue todo un éxito. La cinta se convirtió en una obra de culto y una de las representaciones más cristalinas y palpables de que el cine comercial norteamericano de los años 80 era, en gran parte, de una calidad más que contrastada de cara a unos espectadores que se divertían con unos productos que no les miraban por encima del hombro con la única misión de vaciar sus billeteras. Tras ella llegaron series animadas, videojuegos, juguetes y todo tipo de merchandising, pero de eso hablaremos más adelante. De modo que de manera bastante lógica la gestación de la secuela siempre estuvo presente en la mente de las cabezas pensantes de Columbia Pictures, pero la misma no llegaría hasta un lustro después de la puesta de largo internacional de la primera entrega. Cazafantasmas II vio la luz en 1989 con prácticamente los mismos equipos técnico y artístico de su predecesora, pero por desgracia su paso por la taquilla no fue tan rotundo, como comentaremos un poco más tarde.




Ghostbusters II es una secuela ejemplar, una continuación que respeta escrupulosamente todo lo que hizo grande a la primera entrega de las divertidas correrías de estos cuatro cazadores de entidades ectoplásmicas. En la dirección volvía a ponerse el canadiense Ivan Reitman y del guión una vez más se ocupaban su paisano Dan Aykroyd y el tristemente fallecido Harold Ramis. Estos dos últimos, que en pantalla daban vida a Ray Stantz y Egon Spengler, se sumaron de nuevo Ernie Hudson como Winston Zeddemore, Sigourney Weaver como Dana Barret y Bill Murray, que ponía voz y cuerpo al personaje alma de tanto esta como la anterior película del díptico cinematográfico, el irónico y chulesco Peter Venkman, siempre sin olvidarnos a Rick Moranis como Louis Tully, el abogado de los protagonistas, y Annie Potts como Janine Melnitz la secretaria de los mismos. A ellos se sumarían actores debutantes en la saga como Peter MacNicol en la piel de Janosz Poha y Wilhelm von Homburg como Vigo, el Cárpato, el villano de la velada al que puso voz en la versión original el mítico actor sueco Max Von Sydow.




De nuevo nos encontrábamos con una comedia de ciencia ficción con toques de terror perfectamente dosificados a lo largo del metraje, una revisión dentro del cine fantástico del tipo de humor que venía cultivando Ivan Reitman con Dan Aykroyd, Bill Murray y Harold Ramis en obras como Los Incorregibles Albóndigas o El Pelotón Chiflado. La historia estaba situada cinco años después de que los Cazafantasmas salvaran la ciudad de Nueva York de las garras de Gozer el Destructor con los miembros del grupo inactivos y dedicándose a otras tareas como realizar estudios psicológicos (Egon) animar cumpleaños infantiles con los uniformes que antaño usaron para cazar espíritus (Ray y Winston) o presentar fraudulentos programas esotéricos y paranormales para sacar tajada del medio televisivo (Peter). La amenaza que recae sobre el hijo recién nacido de Danna Barret (recordemos, antigua pareja de Venkman y amiga de los miembros de los Cazafantasmas) y que tiene que ver con un cuadro recién llegado al Museo de Arte de Manhattan, el retrato de un antiguo genocida europeo llamado Vigo, el Cárpato.




Como hemos comentado el largometraje era escrupulósamente fiel a su hermana mayor, pero Dan Aykroyd y Harold Ramis en la escritura introdujeron los suficientes alicientes de estreno y personajes de nuevo cuño para que el visionado de la secuela no transmitiera una peligrosa sensación de déjà vu. Una vez más nos encontrábamos con una comedia con pinceladas de terror en la que los cuatro personajes tenían una personalidad carismática y entrañable pero que quedaban sepultados siempre por un Bill Murray que gracias a su sorna y mala baba convertía la velada (esta y la anterior) en ocasiones en un one man show para que el actor fetiche de Wes Anderson pudiera lucirse plenamente. Volvíamos a tener la presencia de Sigourney Weaver y su creíble tensión sexual con el protagonista de Lost in Translation, un villano intimidante que era una amalgama entre Vlad el Empalador y Atila el Huno y un secundario cómico encarnado por un, tan cargante como memorable, Peter MacNicol que ocupaba el rol que en la primera entrega tenía Rick Moranis, que en después de todo tiene en esta secuela su pequeña parcela de protagonismo junto a la siempre estirada por fuera pero pícara por dentro Annie Potts.




Al igual que en la primera Cazafantasmas en esta secuela tenemos momentos remarcables que hicieron las delicias de los fans de la franquicia. Por un lado ver como cada uno de los miembros del grupo se ganaba la vida alejados de la persecución, captura y encarcelamiento de entidades ectoplásmicas es todo un acierto, sobre todo para enfatizar en la memorable escena del juicio la icónica escena en la que Ray, Egon y Peter vuelven a colgarse los equipos de nuevo para volver a la acción y liberar a New York de la ola de fantasmas que la invade. Momentos como en los que Ray e Egon confiesan haber dormido con los mocos rosa para intimar con ellos, cuando Louis se equipa con su propio equipo de cazafantasmas, el momento del tren fantasma que atraviesa (literalmente) a Winston o todo lo que implica a Vigo sometiendo la voluntad de Janosh, el secuestro del aodrabe bebé de Dana o cuando, una vez más, los doctores Spengler y Stantz descubren en la sala de revelado que Vigo es el portador de los ya mencionados mocos mezclan humor punzante con terror efectivo. 




Pocas pegas más se le pueden poner al metraje del largometraje, puede que algún chiste anticuadamente homófobo por parte de Peter a la hora de referirse a Vigo, el fallo (que ya estaba en la primera parte) de arrinconar en numerosas ocasiones al personaje de Winston haciéndolo parecer en ocasiones más un secundario sin mucha entidad que el cuarto miembro de los Cazafantasmas. Por último no olvidarnos de la empalagosa carga da patriotismo típicamente americano de andar por casa con todo lo que implica a la Estatua de la Libertad que nos incitaría a pensar que esta secuela de Cazafantasmas podía haber sido una cinta de la ola de cine patriótico post 11S con el que Hollywood nos asedió durante la primera mitad de la década pasada. Pero sería de necios negar que el momento en el que cobra vida no está bien ejecutado y propicia algunos gags memorables.




El tiempo ha puesto a Cazafantasmas II en su lugar, el de una secuela que no desmerece en ningún aspecto a su predecesora por contener en su interior todo lo que encumbró a la primera y más bien poco de lo que en aquella no funcionaba. El estreno de la película en las carteleras estadounidenses fue brutal, recaudando en su primera semana más de 29 millones de dólares. El problema radicó cuando a las dos semanas de permanencia del largometraje en cartelera un joven director llamado Tim Burton estrenó la primera gran película auspiciada por la Warner Bros para llevar a la gran pantalla las aventuras de cierto personaje de cómics creado en 1939 por Bob Kane y Bill Finger que ensombreció todos los logros del film dirigido por Ivan Reitman. No sabemos si fueron los cinco años que pasaron entre una entrega de Cazafantasmas y la otra lo que hizo mella en el grueso de la asistencia de los espectadores a los cines, pero el eco de esos dos films protagonizados por inolvisables personajes que formaron parte de la infancia de toda una generación no habían dicho su última palabra, a día de hoy llegando este 2014 a su crepúsculo, todavía no lo han hecho.



1 comentario:

  1. Crítica que forma parte de un artículo más amplio publicado en la web Zona Negativa.

    http://www.zonanegativa.com/zn-cine-30-aniversario-los-cazafantasmas-retrospectiva/

    ResponderEliminar