martes, 29 de junio de 2010

De Amor y de Sombra, lo que nunca vi, lo que he sentido y lo que siento, hará brotar el momento...



Título Original: Of Love and Shadows (1994)
Director: Betty Kaplan
Guión: Donald Freed basado en la novela de Isabel Allende
Actores: Antonio Banderas, Jennifer Connelly, Stefania Sandrelli, Diego Wallraff, Camilo Gallardo, Patricio Contreras




En 1994 la poco prolífica directora estadonuidense Betty Kaplan adaptó la novela de Isabel Allende, De Amor y de Sombra a imágenes, con una producción que tenía como protagonistas a nuestro Antonio Banderas y a la guapa Jennifer Connelly. El film narra un amor no correspondido entre la adinerada reportera de una revista y su fotógrafo, con la dictadura chilena de Pinochet como trasfondo. El resultado por desgracia es poco satisfactorio.




De Amor y de Sombras tiene más buenas intenciones que resultados. El film es plano y carente de fuerza. Todo el trabajo de Kaplan se antoja incompleto, ya que en numerosas ocasiones parece desconocer en gran medida el ritmo cinematográfico, haciendo un uso errático de la dirección. No sé si será por culpa del guión de Donald Freed, pero en ocasiones la autora de Doña Bárbara inserta escenas mal resueltas y de ritmo sincopado que intentan complementar la trama y a lo que en verdad dan pie es a estancar la misma, impidiendo su correcto desarrollo.




Otro fallo es la simplicidad y la galería de tópicos y estereotipos que el guión transmite. Como no he leído la novela homónima no puedo evaluar la fidelidad hacia ella, pero cinematográficamente hablando la escritura del film es decente, aunque poco elaborada. Por último y ya en el apartado técnico comentar que el montaje de la cinta es nefasto, dando el mismo una sensación de caótica construcción de escenas que entorpece el visionado y que transmite una sensación de trabajo mal acabado en la sala de edición.




Del reparto sólo destacarían los protagonistas, ya que el resto de actores o sobreactuan o se hacen la polla un lío con el inglés y es que ver una película protagonizada por chilenos, hablando todos inglés, pues queda bastante como el culo. Banderas cumple como galán romántico y Jennifer Connelly que se encontraba entrando en una madurez maravillosa, pero perdiendo la luminosidad que tenía en la adolescencia y que pudimos contemplar en films como Labios Ardientes o Career of Oportunities hace también un buen trabajo, pero no hay apenas química entre ambos actores, aunque sí es cierto que la escena de sexo que tienen juntos está muy conseguida.




Un film fallido a distintos niveles. Su admirable mensaje de denuncia sobre las atrocidades sucedidas durante la dictadura militar de Augusto Pinochet llega al espectador y sólo por eso el merece la pena ser visto. En cambio en el apartado cinematográfico, el trabajo deja mucho que desear por el cúmulo de errores, como esa escena de la poseída con fuerza sobrehumana que más que al realismo mágico literario de su autora (del que ella casi siempre ha renegado) remite a las películas de Bud Spencer y Ternece Hill. Por suerte el film se deja ver, es entretenido, incita al debate y en su recta final gana en dramatismo e intriga. De todas formas cualquier tipo de cine que sirva para incitarnos a tener memoria histórica y redescubrir la barbarie perpretada por las autocracias, sean de la índole que sean, siempre será bienvenido, por mi parte al menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada