miércoles, 21 de julio de 2010

Crank, Alto Voltaje, nothing can stop Chev Chelios



Título Original: Crank: High Voltage (2009)
Director: Mark Neveldine y Brian Taylor
Guión: Mark Neveldine y Brian Taylor
Actores: Jason Statham, Amy Smart, Corey Haim, Bai Ling, Efren Ramirez, Dwight Yoakam, Glenn Howerton, Clifton Collins Jr., David Carradine


Trailer


Crank, Veneno en la Sangre, dirigida por los americanos Mark Neveldine y Brian Taylor supuso un divertimento infantil pasadísimo de rosca lleno de excesos estéticos y narrativos con altas dosis de humor chusco, violencia y sexo para el lucimiento de un Jason Statham exagerado y malencarado. Una cinta que indignó a muchos especializados en el medio y espectadores que criticaban su banalicación de la violencia, gente que no supo ver que la cinta no quería ser otra cosa más allá de un divertimento caricaturesco para pasar hora y media entretenida sin tener que usar muchas neuronas.




Aquel espectador que se indignó con la precuela ya comentada debe alejarse rápidamente de esta segunda parte que repite la misma fórmula pero la hiperboliza, no demasiado, pero sí lo suficiente para acercarla considerablemente a lo aún más absurdo. Crank: Alto Voltaje es una divertídisima secuela que busca llegar al límite en todos los sentidos posibles para que los que disfrutaron con la primera parte den saltos de alegría y los detractores de la misma echen definitivamente la pota ante tal despliegue de burrísimas exageraciones.




Neveldine y Taylor siguen la senda de su anterior entrega. Humor cafre, ramalazos de efectismo en la dirección y el montaje, referencias al cartoon y el el splastick más surrealista, banda sonora trallera. Pero esta vez introducen ecos del cine primerizo de Sam Raimi, homenajes al blackexploitation setentero, al celuloide de artes marciales, al de acción hongkones de gente como John Woo o Johnnie To, a los documentales didácticos ochenteros, a la animación más cutre, e incluso a las míticas películas de Godzilla japonesas, en una escena para verla aplaudiendo y dando saltos, por lo descarada y jodidamente surrealista.




Jason Statham bordea el ridículo cada dos escenas, Amy Smart hace de un innecesario pero maravilloso florero (la escena en las carreras, con cipote equino incluido, antológica), cameos de los fallecidos David Carradine y Corey Haim, de actores porno como Ron Jeremy, de cantantes como Chester Bennington o Geri Halliwell, a Clifton Cllins Jr haciendo lo que mejor se le da, sobreactuar como un hijo de puta, a una perdidísima Lauren Hollie y a Ling Bai, la china que más grima produce de toda la historia del cine, gritando como una loca y con un par de momentos para el recuerdo.




Crank: High Voltage es un desvergonzado y carente de prejuicios desfile gratuito de tetas, culos, sangre, vísceras, violencia, pólvora, vómito, electricidad, coches, sodomizaciones, machismo, racismo, que incitará al suicidio a todo aquel que busque cine intelectual con personajes realistas e identificables. En cambio regalará 83 minutos de fruición cinematográfica estúpida, espídica, cachonda, grosera, nerviosa, escrita con mucho humor y dirigida de manera frenética pero jodidamente efectiva, que divierte por su descaro, su mal gusto, su efectismo y al fin y al cabo por su carácter macarra, que es muy de agradecer, al espectador, que como a mí, no le apetece buscar introspección cinematográfica una mañana de Miércoles.




2 comentarios: