jueves, 13 de septiembre de 2012

Grandes Discos: Antichrist Superstar de Marilyn Manson



Título Antichrist Superstar
Año 1996
Intérprete Marilyn Manson
Productor Trent Reznor, David Ogilvie, Sean Beavan

Hoy quiero recuperar esta antigua sección de la que sólo ofrecí tres entregas (Thriller de Michael Jackson, Aqualung de Jethro Tull y Vulgar Display of Power de Pantera) para seguir hablando de trabajos discográficos que son clásicos dentro de sus géneros y por ello también importantes en mi vida como ecléctico melómano que me considero, aunque el rock y metal siempre me han tirado mucho. Hoy le toca al álbum más destacado (pero para mí no el mejor) de uno de los músicos (y banda, ya que lleva el mismo nombre) más polémicos de los últimos 20 años dentro del rock americano, el norteamericano Marilyn Manson.






Marilyn Manson (cuyo nombre real es Brian Warner) tuvo un importante protagonismo en mi adolescencia. Con su figura pública y música un servidor experimentaba sensaciones que iban desde la curiosidad al morbo, pasando por la admiración o el miedo. La primera vez que oí hablar de él fue cuando estando en casa de un amigo me enseñó un poster del cantante colgado en la pared del dormitorio de su hermano mayor mientras me proclamaba que "ese tío era la encarnación del demonio en la tierra". Mi interés en el momento fue considerable, pero efímero. Hasta que un día en el antiguo Simago que había en mi lolcalidad y en pleno auge del CD, cuando en las grandes superficies ponían auriculares a disposición de los clientes para esucharan gratuitamente discos enteros, tuve mi primera experiencia real y palpable con su obra musical.




Allí descubrí en el año 1998 un disco llamado Generation Next Music que publicitó de manera brutal a aquel simpático grupo (de un sólo éxito verdaderamente rotundo llamado Train) conocido como Undrop que protagonizó un por aquel entonces atípico y muy conocido anuncio de Pepsi (empresa productora del disco recopilatorio que comento) que los puso en la palestra. Pero a mí lo que me llamaba la atención de dicho compact disc era que la canción número dos era nada más y nada menos que The Beautiful People la (junto a la versión de Sweet Dreams (Are Mad of This) de los Eurythmics que hicieron para el recopilatorio de remezclas Smells Like Children inmediatamente anterior al disco que voy a analizar seguidamente) canción más célebre, exitosa y celebrada de Marilyn Manson. Ahí fue cuando tomé por primera vez contaco auditivo con la banda. Pero antes voy a poner en situación la historia discográfica de Warner y sus muchachos.




Marilyn Manson (anteriormente conocidos como Marilyn Manson and the Spookie Kids) se dieron a conocer oficialmente como banda en 1994 con su debut discográfico Portrait of An American Family, interesante trabajo producido por el mismo frontman y el músico Trent Reznor (alma de la banda de metal industrial Nine Ich Nails y por aquel entonces buen amigo del cantante) que mostraba el talento de Manson para la composición y las voces pero que necesitaba ser pasado por un filtro y despojarse un poco de cierto tono post grunge que arrastraba. En cambio el primer verdadero éxito de la banda llegó con un disco de remezclas de algunos temas del anterior álbum llamado Smells Like Children de 1995 (de nuevo con Manson y Reznor en la producción pero esta vez acompañados por Charlie Clouser y Dave Ogilvie) que se convirtió en disco de platino y puso el ya mencionado single Sweet Dreams (Are Made of This) en lo más alto de las listas de la cadena MTV que lo emitió incontables veces.




En el videoclip de dicho tema se dejaba ver algo que se convertiría en una constante dentro de la banda, el cambio estilísitco de sus miembros dependiendo de la temática que tocaban con sus discos. De las vestimentas casi hiphoperas, deudoras también del movimiento grunge impulsado por bandas como Nirvana o Pearl Jam pasaron a un uso más notable del maquillaje, complementos ortopédicos y de transformismo (el bajista Twiggy Ramirez iba prácticamente vestido de niña, de hecho, aún lo sigue yendo), una suciedad de tono post industrial, la presencia de animales y hasta ciertos apuntes gore o lascivos que se convertirían en marca de la casa. Esta estética tendría su culmen en el siguiente trabajo de estudio, que una vez más estaría respaldado en la producción por Trent Reznor y Dave Ogilvie, añadiendo esta vez también a Sean Beavan. Su nombre fue Antichrist Superstar y supuso una revolución en el mundo del rock de la segunda mitad de la década de los 90 por distintos motivos, no todos dentro del plano musical.




Antchrist Superstar (título que es una inconfundible parodia del de la ópera rock, y posterior película dirigida por Norman Jewinson, Jesuchirst Superstar creada por Tim Rice y Andrew Lloyd Weber)  fue editado el día 8 de Octubre de 1996 y se convirtió en un sonoro éxito a nivel internacional, copando el segundo puesto en la importante lista norteamericana Billboard. Lo que más llama la atención es lo cuidada que está la producción del redondo en comparación con los dos anteriores trabajos de la banda. No sólo por la calidad del sonido o las voces sino también por el inteligente eclecticismo musical entre unos temas y otros que parecen entidades únicas y diferenciables que, eso sí, forman parte de un coherente todo.




El disco se abre (de manera bastante atípica siendo de estudio) con la interpretación de la brutal Irresponsable Hate Athem en directo, con el sonido del público coreando a la banda. Este corte ya deja claro por medio de su letra la temática de Antichrist Superstar (que como todos los albums de Marilyn Manson presume de ser conceptual). Puñetazo directo a la mandibula de la rama más hipócrita de la América ultraconservadora de los 90, esa que está en contra del aborto pero a favor de la pena de muerte o de mandar a críos a morir por su bandera en guerras inutiles. Las cartas ya están echadas y sin un segundo de respiro empieza a sonar la percusión y el inconfundible riff del tema emblema del disco y la carrera del grupo, The Beautiful People, crítica a la alta sociedad actual y sus enconrsetado y falsario concepto de elegancia, riqueza y vida ostentosa (esa a la que, paradojas de la vida, acabaría rindiéndose el mismo cantante, pero ese es otro tema que tocaré más tarde). El videoclip marcaría época y su estética supondría una evolución de la que vimos en el de Sweet Dreams con una realización realmente original, una estética retorcida y una teatralidad que se mueve entre lo mórbido y lo surrealista.




En Antichrist Superstar se percibe mayor experimentación con los sintetizadores, samplers y los instrumentos electrónicos por parte de la producción, adentrándose más en ese rock industrial al que la banda siempre ha estado adscrita pero que hasta este disco nunca se había percibido de manera tan notable. Se alterna el tono pesado de temas como Mr Superstar, otros en los que la voz del cantante son el núcleo central de la composición como Tourniquet, con algunos más crudos como el que da nombre al redondo o esas brutales Angel With Scabbed Wings y Reflecting God que están entre lo mejor del trabajo. Aunque yo guardo especial admiración por los temas lentos como la atmosférica Cryptorchid (con imágenes de la película Begotten de E. Elias Merhige,, film cuya estética influyó mucho a Manson como se puede ver en algunos pasajes del clip de The Beautiful People, hasta en el artwork incluido en el cd se pueden ver influencias de esa bizarrísima obra cinematográfica) o la balada Man That You Fear que cierra el disco.




Antichrist Superstar daba una visión nietzschiana de la vida en general y la fama en partícular en la que Marilyn Manson nos hablaba de todo lo pútrido que había dentro de ese mundo lleno de oropeles y falsedad lanzando aguijonazos a la sociedad americana, la religión o la política. Este disco formaría parte de una trilogía (inversa) que se complementaria con el más comercial pero aún así magnífico Mechanical Animals (1998) y el que es para mí su mejor trabajo Holy Wood (In the Shadow of Valley of Death) (2000) una apisonadora llena de clásicos lanzada directamente contra el rostro todos aquellos ultraconservadores dogmáticos que utilizaron al cantante como chivo expiatorio de ser supuestamente el "instigador" de la infame matanza de Columbine en Colorado. Un trabajo musical que para un servidor está entre los mejores de la década pasada.




Después llegaría el vodevilesco The Golden Age of a Grotesque (2003), un álbum inspirado en el burlesque, el movimiento artísitco dadaista y los locales de fiesta típicos en la Alemania de la segunda guerra mundial. Trabajo que contiene algunos temas que pueden considerarse de los mejores del conjunto como This is the New Shit, Spade, mOBSCENE, la versión de Tainted Love de los Four Preps o (s)AINT (con polémico y censurado videoclip rodado por la actriz italiana Asia Argento) y que debería ser reivinidicado como disco. Pero la sopresa llegó con Eat Me Drink Me, un punto de inflexión en su carrera (por aquel entonces con una banda de músicos de ida y vuelta que no aguantaban el divismo del cantante). Este trabajo inspirado en Alicia en el Páis de las Maravillas pero con la actriz Evan Rachel Wood como musa (por aquel entonces pareja del frontman) supuso un cambio radical en su estilo, dejando un poco de lado el metal industrial y entregandose a un rock setentero deudor de gente como David Bowie o Iggy Pop (con la inclusión hasta de excelentes solos de guitarra por parte del músico Tim Skold) que por desgracia fue un fracaso de ventas




Tras el injusto batacazo de su último disco y la depresión en la que se sumergió por culpa de la ruptura con su novia Evan Rachel Wood (¿a quién no le pasaría lo mismo con esa pedazo de mujer?) Marilyn Manson, el reverendo de la iglesia de Satán elegido por el mismo Anton Szandor Lavey, al azote de bienpensantes, el hombre que desmotró que era mucho más que un tío raro que cantaba sobre nihilismo, hipocresía y lo que apestaba de este mundo cuando Michael Moore le dio la oportunidad de demostrar su inteligencia y locuacidad, el enfant terrible del rock mundial, cayó en decadencia y poco a poco se convirtió en una parodia de sí mismo que actualmente casi se arrastra por los escenarios intentando vender sus discos, como el sólo aceptable High End of Low, que para qué negarlo, contenía temazos como We're From America o su más inspirada balada, Running to the Edge of the World (mejor la versión en acústico) o el, al menos a la primera escucha, monocorde, simplista y desganado Born Villain del cual ha salido una gira mundial en la que podemos ver el lamentable estado físico en el que se encuentra el bueno de Brian, que musicalmente a estas alturas ya lo ha dicho todo  y por mucho que se marque algún videoclip polémico (muy deudor del cine de su amigo Alejandro Jodorowski) para darse publicidad, no es ni una sombra de lo que fue, por triste que parezca esta afirmación.




Pero siempre nos quedarán sus primeros discos, como este soberbio y rompedor Antichrist Superstar que dio a conocer al mundo a un músico que por desgracia vio solapadas sus considerables virtudes compositivas y vocales por culpa de ese afán de protagonismo y polémica, (convertidos posterioremente en divismo puro y duro, ese del que se reía en The Beautiful People) que siempre le ha acompañado por voluntad propia. Un trabajo con tintes cabalísticos, misántropia, desencanto y rabia contra la sociedad en la que le tocó vivir. En el caso de este hombre sí se cumple el dicho de que todo tiempo pasado fue mejor, sobre todo aquellos años cuando cientos de personas se manifestaban en las inmediaciones de los estadios en los que daba sus conciertos para proclamarlo el hijo de Satán. Reuniones multitudinarias en las que este señor nos decía que pensáramos como quisiéramos, que hiciéramos lo que nos diera la gana y que por tal acto no teníamos que rendirle cuentas a nada ni nadie, ya fuera humano o divino.



5 comentarios:

  1. ¿Por qué? ¿POR QUÉ? ¡¿POR QUÉ?! ¡Me das miedo, Armin! ¡Pensamos exactamente lo mismo sobre los diferentes discos y la evolución/involución de Manson...! ¡Sal de mi puta cabeza! xD

    ResponderEliminar
  2. ¡O tú de la mía, malvado simbionte mental! XD

    ResponderEliminar
  3. yo opino lo mismo,gracias por comentar el disco y el resumen de todo,esta muy logrado y me encanta..

    a mi manson tambien en el 98 me impacto y quede como poseido,aunque se diga que ya no volvera no es necesario,me refiero a la buena epoca de Manson,es irrepetible..nadie sera capaz de hacer otra vez lo mismo..

    lo unico que veo mal ahora es que Manson se esta arrastrando,pienso que hace ya unos años se debia haber retirado,en fin,esto ya es a gustos..

    me quedo con el disco antichrist superstar,es increible.

    ResponderEliminar
  4. Disculpa , el disco Eat,Me,Drink,Me , no cuenta con John5 como tú dices , ese disco solo cuenta con Manson y Tim Skold como unicos músicos en todo el disco , los solos de guitarra provienen de Tim Skold , saludos!

    ResponderEliminar
  5. Fallo mío pues, estaba convencido de que sí intervino en la grabación del disco, gracias por la corrección. Si sólo hicieron el trabajo Manson y Skold más mérito aún tuvieron porque es cojonudo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar