miércoles, 8 de julio de 2009

Grandes Discos: Aqualung de Jethro Tull



Título:
Aqualung
Año: 1971
Intérprete: Jethro Tull
Productor: Ian Anderson y Terry Ellis


Corría el año 1970 y el grupo británico de rock con toques folk, Jethro Tull, ya había editado tres discos que le dieron cierta fama en Inglaterra. En Diciembre de ese año los componentes de la banda se encerraron en los Island Studios de Londres hasta Febrero del año siguiente para crear su cuarto trabajo, un mes más tarde, en Marzo de 1971 nació Aqualung, uno de los mejores discos rock de la historia.

Si hay una cabeza pensante detrás de Jethro Tull ese es el escocés Ian Anderson, el cantante, flauitista, guitarrista y compositor principal de la banda. Aqualung es tan grande por sus dotes como músico y autor, en el redondo se produce un mestizaje genial del folk con el rock duro y leves pinceladas de blues y jazz, con pasajes acústicos memorables y la inolvidable guitarra eléctrica del gran Martin Barre que insuflaba una potencia y personalidad impresionante a todos las composiciones o el magistral teclado de John Evan, la percusión quedó en manos de Clive Bunker, que abandonaría la banda después de la grabación del álbum.

Aqualung es un trabajo lleno de magistrales canciones, la flauta de Anderson nunca ha sonado tan virtuosa como en temas como Cross-Eyed Mary o Locomotive Breath (censurado en la edición española del LP por sus alusiones a la religión,) o el bajo de Jeffry Hammond tan rotundo como en My God o Up to Me. Pero si hay que destacar un corte dentro del disco ese es sin lugar el primero, el que da título al trabajo, el de más duración y el que ofrece en seis minutos y treinta y siete segundos todo lo que representa la esencia de Jethro Tull. Sin la flauta de Anderson, pero con un inolvidable riff de guitarra de Barre, el tema (cuya letra es adjudicada a la ex mujer del cantante, Jennie Anderson, aunque él lo niegue) narra las andanzas de un mendigo borracho y pedófilo en busca de jovencitas, tocando la banda con la letra un tema espinoso para aquel año 1971, el resultado, una pieza clave del mejor hard rock de todos los tiempos.





Tras Aqualung (que no es un disco conceptual, como muchos creen) llegarían otros grandes trabajos de Jethro Tull como Thick is a Brick o Misntrel in the Gallery, pero éste que nos ocupa estaba hecho de una pasta especial, a unos inspirados músicos y una excelente producción se unieron unas letras comprometidas que hablaban sobre la mendicidad, la miseria, la prostitución y la religión como utensilio para adormecer las masas, a día de hoy es un disco imprescindible para comprender el rock británico de los 70 y después de casi 40 años mantiene intacta su frescura y calidad.


6 comentarios:

  1. Veo que no ha tardado mucho en descubrir que apelar descaradamente a su público es mucho más fácil cuando éste es básicamente Bob.

    De todas formas review de Thick as a Brick exijo. Periódico incluido. De lo contrario lloraré en una esquina o algo así.

    ResponderEliminar
  2. Secundo al niño de arriba. Thick as a Brick ya, leches.

    ResponderEliminar
  3. Malditos sean, los discos los comento con respecto a mis gustos no los suyos, sobre Thick is a Brick habrá entrada no lo duden, pero las próximas seránd e jebi sucio de ese e de gritar y vomitar sangre, de modo que huyan por su propio bien.

    ResponderEliminar
  4. Es más, me he enterado ahora de que ustedes son fans de los Tull y que les gusta la música en general.

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo puede ser "una pieza clave del mejor hard rock de los últimos 30 años" una canción publicada hace 38 años?

    ResponderEliminar
  6. ¿Has leído arriba el Blog de Blitz? a que no, este es el Blog de Armin y aquí el espacio tiempo lo controlo yo y si digo que son 30 años pues lo son.

    Pd: Ahora lo cambio que no me di cuenta, pero ¡aquí mando yo y nunca me equivoco!

    ResponderEliminar