martes, 30 de junio de 2009

Punisher MAX, de Garth Ennis (0)



Punisher
o El Castigador como se le ha conocido siempre en España, fue creado por Gerry Conway, Ross Andru y John Romita Sr, apareciendo por primera vez en el número 127 de la colección Amazing Spiderman allá por 1974. Frank Castle es un ex marine cuya familia (mujer y dos hijos) fueron asesinados por un grupo de mafiosos, tras estos trágicos hechos el personaje decidió iniciar una cruzada en solitario para acabar con todos los delincuentes, asesinos o gansters que se interpusieran en su camino.




El personaje de Punisher conecta con gran número de lectores por sus métodos expeditivos a la hora de luchar contra el crimen, todos sabemos que tomarse la justicia por la mano no es la solución para acabar con la delincuencia y la corrupción, no sólo porque una sola persona que se embarcara en tan complicada empresa no duraría vivo ni tres días en su lucha contra el submundo del hampa, también porque leyes como las del ojo por ojo y la venganza no son moralmente viables y sólo engendran más violencia, por eso las aventuras de Frank deben ser tomadas como una especie de vía de escape para nuestros más bajos instintos, éticos y morales, leer los relatos de este personaje despierta al pequeño fascista (aunque el de algunos no es tan pequeño y no está precisamente dormido) que todos llevamos dentro y que disfruta sabiendo que, aunque sólo sea en la ficción, los malos reciben su merecido, en Europa somos conscientes de tal hecho, no así en Estados Unidos, país en el que algunos se toman en serio la batalla llevada acabo por el personaje, la justifican y la admiran, si Frank Castle exisitiera en la realidad, muchos de sus lectores americanos lo nombrarían presidente del gobierno.




En el año 2000, tras una mediocre época para el personaje (que tuvo su culmen en la inenarrable Purgatorio), el editor jefe de Marvel (y gran dibujante) Joe Quesada decidió limpiarle la cara al personaje, contratando a los británicos Garth Ennis y Steve Dillon, por aquel entonces, ambos en la cresta de la ola por ser artífices de una de la series más demenciales, bestias, divertidas y logradas de la historia del cómic, Predicador, de la que hablaremos en otro momento.




Ennis y Dillon escribieron y dibujaron un primer volumen de 12 entregas en el sello Marvel Knights para Punisher, lleno de humor negro y mala baba (la sombra de Predicador era alargada) y el entintado del siempre genial Jimmy Palmiotti dio empaque al acabado artísitco de la colección, mafiosos, policías, pólvora, sátira y mucha diversión, relanzaron con fuerza el personaje por medio de un dignísimo trabajo.



Después del éxito de este volumen, guionista y dibujante se embarcaron en un segundo, este bastante más irregular, Dillon abandonó el barco y solo intervino el agunos números no consecutivos, varios ilustradores se turnaron el trabajo a los lápices para llevar a viñetas los guiones de Ennis y todo terminó en el número 32, con cierta sensación de desazón



Al termino de esta etapa Ennis luchó para convencer a los editores de que el personaje sólo explotaría al máximo sus posiblidades si entraba en MAX, la línea de cómics para adultos creada por Marvel el año 2001. En este sello, al irlandés se le dio carta blanca para desarrollar hasta límites nunca antes vistos la crudeza, la violencia, la bestialidad y la sencilla pero concisa piscología de Punisher, que en verdad debían tener las andanzas de Frank Castle en su cruzada contra el crimen. Huelga decir que en esta etapa que terminó hace unos meses con el tomo número 10, Ennis ha escrito las mejores historias del El Castigador jamás vistas, se ha rodeado de dibujantes de primera línea y ha marcado un antes y un después necesario en la trayectoria del personaje.



En esta sección que inauguro hoy con esta entrada número cero, hablaré de todos y cada uno de los tomos que Ennis escribió para Punisher dentro del sello MAX (los 10 oficiales y los especiales), historias llenas de violencia, sexo, brochazos de humor negrísimo, crueldad, apuntes de crítica social o política y mucha, mucha mala hostia.



Bienvenido a casa Frank

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada