domingo, 7 de junio de 2009

Batman, relatos imprescindibles del Caballero Oscuro



Desde hace años Batman es mi personaje favorito dentro de los superhéroes clásicos, en parte por mi afición por lo oscuro y lacónico y también por el desencanto que me lleva produciendo la colorida Marvel y su infantil deseo de hacer que Peter Parker siga siendo un eterno adolescente que lleva más de 40 años haciendo chistes entre telas de araña.


Batman fue creado por Bob Kane y Bill Finger hace 70 años, ha pasado por muchas etapas (seria en sus inicios, camp en los 60, social en los 70, la más oscura y lograda en los 80, detectivesca en los 90), es un personaje oscuro, con una psicología definida, marcado por un hecho traumático como el asesinato de sus padres (la sombra de Shakespeare es notable, digan lo que digan) ha dado pie a grandes películas y a otras terribles, a series en imagen real tan ridículas como entrañables y a una serie de animación que marcó época y cuya influencia se deja notar aún hoy en muchos productos catódicos.

A continuación voy a comentar mis cómics favoritos sobre el personaje, he leído y conozco muchos más, pero este es mi top, se aceptan réplicas y que mencionéis ausencias


La Broma Asesina The Killing Joke (1988)
Guión: Alan Moore
Dibujo: Brian Bolland

48 páginas le bastaron al mejor guionista de la historia de la viñeta escrita para crear la definitva historia de Batman jamás leída, lo curioso es que el Caballero Oscuro es un personaje secundario en La Broma Asesina, el verdadero protagonista es el Joker, el mejor villano que ha dado jamás el noveno arte.

Alan Moore venía de marcar un antes y un después en el medio con V de Vendetta y Watchmen y su compatriota Brian Bolland se había labrado una justa fama de dibujante meticuloso y detallista hasta la extenuación con obras como Camelot 3000 o Juez Dredd, ambos dieron forma a esta historia llena de simbología, dobles lecturas y aparentes antagonismos que luego no los son tanto.

La misión de Moore y Bolland era clara, reinventar y llenar de profundidad el origen del Joker como criminal, humanizar su demencial locura, dar una sólida excusa a la misma y mostrárnoslo como el reflejo liberado y catárquico del mismo Batman, dos personas que nunca dejarán de luchar porque se odian tanto como se necesitan, la existencia de uno justifica la del otro y viceversa.

Hay viñetas para el recuerdo, como el ataque del Joker a Barbara Gordon (una de las escenas más duras que se han visto jamás en un cómic sobre Batman), el Joker sumergiéndose en la locura por primera vez, o la tortura psicológica del Comisario Gordon en el parque de atracciones, así como diálogos que hielan la sangre (nada extraño en la obra del inglés barbudo)

Para mí la mejor novela gráfica de Batman, una pena que Moore no haya vuelto a coger las riendas de Batman, porque ni Frank Miller que redefinió el personaje en los 80, pudo llegar tan lejos como el autor de From Hell o La Liga de los Hombres Extraordinarios llegó con esta The Killing Joke que da de todo menos risa, por mucho que esa ambigua y magistral página final nos pueda dar a entender lo contrario.



Año Uno
Year One (1986)
Guión: Frank Miller
Dibujo: David Mazzucheli

Frank Miller es uno de los autores más célebres del mundo del cómic, aunque a veces también de los más sobrevalorados, en los 80 escribió dos historias clave sobre el guardián de Gotham, la futurista El Regreso del Caballero Oscuro y esta Año Uno que nos ocupa, en ambas Miller redefinió el personaje mostrando su posible porvenir y revisionando su pasado.

En Batman Año Uno se nos narra el nacimiento de Batman como vigilante y sus primeros y dubitativos pasos como justiciero por medio de la notable influencia que ha tenido la novela negra en el estilo de Frank Miller y que se ha podido ver también en los distintos cómics que hizo sobre Sin City, ecos de autores literarios como Raymond Chandler o James M. Cain se dejan ver durante todo el relato.

Miller da profundidad a su Bruce Wayne y su traumas, mostrándolo como un joven aún verde en lo que a defender Gotham se refiere y perfila perfectamente el rol de James Gordon (que aún no era comisario), los dos personajes desarrollan la narración, se complementan y acaban deveniendo en aliados por el bien de la ciudad que defienden.

Miller da forma a uno de su mejores guiones jamás escritos y el dibujo de Davd Mazzucheli (sobrevalorado desde mi punto de vista) tiene empaque y siempre será mejor que el grueso trazo de Miller (que como muchos saben a parte de guionista es un dibujante, normalmente mediocre)

Una de las mejores historias de Batman, el trabajo más logrado de Miller con Batman (aunque muchos prefieren El Regreso del Caballero Oscuro) y un lavado de cara para el personaje cuyo eco se deja notar aún en la actualidad.



Asilo Arkham
Arkham Asylum (1989)
Guión: Grant Morrison
Dibujo: David McKean

Arkham Asylum es no solo una obra de excepcional factura dentro del universo de Batman, también es ua rara avis en la historia del cómic, un trabajo polémico y muy arriesgado.

El Asilo Arkham es la institución mental donde están encerrados todos los criminales perturbados de Gotham, dicho emplazamiento es como un personaje más en las historias del caballero oscuro. En esta novela gráfica se nos narra el motín y posterior matanza llevada a cabo por sus internos y el origen de Amadeus Arkham, su fundador.

El guión corre a cargo de un peso pesado del medio, el escocés Grant Morrison, denostado por muchos y admirado por otros tantos Morrison es un narrador complejo, influenciado por el ocultismo y lo onírico (fue drogadicto en su juventud) sus historias son tan atípicas como alegóricas, es un coloso con los diálogos y las estructuras narrativas y aquí da rienda suelta a sus dotes como escritor con dos tramas perfectamente ensambladas y una crudeza pocas veces vista en un relato sobre Batman, oscureciendo tanto la psicología del personaje que a veces llega a descacterizarlo, mostrándolo como una bestia sin remordimientos y dándole un cariz demasiado torturado, pero la trama que nos expone es tan sólida y está tan bien estructurada que poco importa que nos muestre un Batman no del todo reconocible para el lector habitual.

Lo del dibujo es cosa a parte, David McKean es un artista en toda la amplitud del término, el dibujo de Arkham Asylum es expresionista, barroco, surrealista no se parece en nada a otra novela gráfica, su trazo acentúa el matiz cerebral del guión de Morrison, a veces impresiona por su atípico acabado formal y otras satura por lo hiperbólico de su propuesta.

Una obra colosal, tan arriesgada como bien acabada, con secundarios memorables, pasajes bestiales y un Joker desquiciado como nunca antes se había visto, guión e ilustración se unen para formar un todo que bordea la perfección, que muestra la visión más torturada del binomio Batman/Bruce Wayne y que supuso la última gran obra sobre el personaje en la década de los 80.



El Regreso del Caballero Oscuro
The Dark Knight Returns (1986)
Guión: Frank Miller
Dibujo: Frank Miller

En la primera mitad de los años 80 Batman se encontraba anquilosado como personaje, parecía que el guionista Dennis O'Neil y el ilustrador Neal Adams habían exprimido al máximo todo su potencial, nada más alejado de la realidad.

A principios de los 80 empezó a coger empuje y renombre un guionista y dibujante americano llamado Frank Miller, cogió en la Marvel las riendas de Daredevil reinventando el personaje y dándole un cariz más descarnado y serio y ofreció junto a la editorial DC la novela gráfica Ronin, una visión futurista sobre los samurais, en 1986 por primer vez escribió una historia de Batman y gracias a ello tocó el cielo como autor dentro del noveno arte.

En El Regreso del Caballero Oscuro se nos muestra un futuro cercano en el que Batman lleva 10 años desaparecido y Bruce Wayne es un cincuentón retirado, pero la aparición de un grupo de desalmados pandilleros apodados Los Mutantes y sus bestiales actos obligan a nuestro protagonista a desempolvar la capa por última vez, después reaparecerán viejos enemigos del guardián de Gotham como El Joker o Dos Caras llegando todo a un climax en el que el protagonista tendrá que enfrentarse al mítico Superman, el Hombre de Acero.

La obra está llena de hallazgos, su narración es sólida, Miller insufla vida al relato y le da un aire crepuscular soberbio al conjunto, abriendo nuevas vías dentro del medio, satiriza al entonces presidente del gobierno Ronald Reagan, se despacha bien con los medios de comunicación y sus ínfulas progresistas y da su visión sobre la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia, como lo hicieran ese mismo año Moore y Gibbons en Watchmen, obra con la que El Regreso del Caballero Oscuro siempre ha sido comparada y con la que realmente no tiene nada que hacer, Miller es grande, Alan Moore es dios, punto final.

La visión distópica de la historia sirve a Miller para dar rienda suelta a su ideología conservadora, Batman es retratado como un vigilante bestial e implacable, llegando a veces el personaje a comportarse como un héroe reaccionario tipicamente americano, pero las dotes de Miller como narrador suplen estas taras demagógicas.

Lo peor de El Regreso del Caballero Oscuro es sin lugar a dudas su dibujo, Miller no es precisamente delicado ni perfeccionista a la hora de dar forma a sus trazos, pero aquí está bastante flojo, es cierto que hay algunas viñetas memorables, pero la mayoría son toscas y están mal acabadas (el diseño de Los Mutantes es realmente pésimo) y eso que el color de Lynn Varley y el entintado de Klaus Jahnson ayudan mucho al lapiz de Miller.

Años después Miller dio forma a una secuela de esta obra, titulada El Contraataque del Caballero Oscuro, pero su dibujo es tan horribletemente malo y se habla tan mal de ella que no me he molestado ni en leerla.

En resumidas cuentas El Regreso del Caballero Oscuro es una de las mejores obras sobre el personaje, un relato que marcó un hito dentro del mundillo y que con sus virtudes y defectos ocupa un lugar privilegiado dentro de la historia de Batman en particular y del mundo del cómic en general.



El Largo Halloween
The Long Halloween (1996)
Guión: Jeph Loeb
Dibujo: Tim Sale

El Largo halloween es posiblemente el relato en maxiserie más ambicioso que jamás se ha hecho sobre Batman. Escrito por Jeph Loeb y dibujado por Tim Sale (ambos miembros del equipo creativo de la serie televisiva Héroes), fue publicado por entregas entre los años 1996 y 1997 concidiendo siempre con días que eran festividades en Estados Unidos, una revolución editorial que marcó época y cuyos resultados fueron magistrales.

El relato situado temporalmente poco después del Año Uno de Frank Miller narra los asesinatos en serie de mafiosos y delincuentes llevados a cabo por un asesino llamado Festivo que como su nombre da a entender solo mata en visperas de festividades, la trama es excelente, está elaborada por Loeb con un pulso envidiable, la historia es ambiciosa, se extiende largamente en el tiempo, está llena de personajes secundarios y el guionista no flaquea en ningún momento, el relato posee ecos del Coppola de la saga de El Padrino y del cine clásico sobre le submundo del hampa (desde Howard Hawks a William A. Wellman).

El dibujo de Tim Sale es genial, desde ambientes sordidamente góticos (la mansión Wayne más siniestra que nunca) a viñetas puramente cinematográficas (la del juicio de Harvey Dent) y otras que ya son míticas en el medio (como en la que se descubre la identidad del asesino) todo un trabajo de altísimo nivel.

Otra obra clave dentro de las historias sobre el hombre murciélago, en 2003 Loeb y Sale dieron forma a una secuela (Victoria Oscura) que mantiene el nivel de calidad casi intacto y que potenciaba muchas de las virtudes de este El Largo Halloween, un trabajo que viene a ser una obra indispensable sobre el personaje y que influyó notablemente en esos magníficos films titulados Batman Begins y The Dark Knight.



Amor Loco
Mad Love (1994)
Guión: Paul Dini
Dibujo: Bruce Timm

Paul Dini y Bruce Timm fueron los artífices del mejor trabajo que se ha hecho en imagen en movimiento sobre el caballero oscuro, Batman, la Serie Animada, un trabajo televisivo de una calidad incalculable, que gana con los años y que bebe directamente del cine negro clásico de Hollywood, Dini, Timm y su equipo creativo engrandecieron el personaje y extendieron su leyenda más allá del cine o los cómics, dando forma a la para mí, mejor serie de animación jamás realizada.

De modo que la gente de la editorial DC (avispados ellos) contrataron a este genial dúo para escribir y dibujar una de las historias más relevantes de Batman en los años 90 y la favorita de gente como Frank Miller por ejemplo.

Marcando mucho las distancias Amor Loco viene a ser una puesta al día de La Broma Asesina de Moore y Bolland, ya que Dini y Timm nos narran de nuevo en flashback un origen, pero esta vez no el del Joker, sino de la simpar Harley Quinn, que como es conveniente y lógico no voy a destripar en este comentario.

El personaje de Harley Quinn nació en la ya mencionada serie de televisión, la misma es una especie de novia del Joker, una chica simpática alegre y un poco demente, muchos ven en ella un personaje cómico y desenfadado (que ciertamente lo es) pero el verdadero poso de Harley está en su relación directa con el Joker, ya que ella está verdaderamente enamorada, en cambio él no solo no la corresponde, sino que la maltrata física y psicológicamente, haciendo los creadores del personaje una metáfora clara y directa de las mujeres vícitimas de violencia de género que consienten los ataques de su pareja por amor u obsesión hacia ellos.

El guión de Dini es soberbio y directo, con matices y dobles lecturas, perfila los personajes de manera exquisita y mezcla humor naïf con drama desgarrado.

El dibujo de Timm se alimenta del slapstick americano y posee un estilo art decó como el que destilaba Batman, la Serie Animada, su trabajo resultante es delicioso.

Mad Love es otra pieza indispensable sobre los personajes que dan forma al mundo de Batman, tuvo un enorme éxito y ganó el prestigioso premio Eisner, es una obra genial que muchos tienden a olvidar a la hora de hablar de las mejores historias sobre el guardían de Gotham, pero que está por derecho propio entre lo mejor jamás realizado sobre el héroe creado pro Bob Kane.



Victoria Oscura
Dark Victory (2003)
Guión: Jeph Loeb
Dibujo: Tim Sale

Jeph Loeb y Tim Sale, seis años después del exitazo de El Largo Halloween retomaron la historia donde la dejaron y dieron forma a esta excelente secuela, que sin llegar al nivel de su antececesora tiene suficientes virtudes como para ser una digna heredera de la misma.

Victoria Oscura no solo es una segunda parte de la obra ya mencionada, también es una revisión dignísima y perfectamente acabada de como Bruce Wayne tomó al pequeño Dick Grayson en adopción tras la muerte de sus padres, posteriormente el crío se convertiría en Robin el Chico Maravilla, ayudante y mano derecha de Batman.

Voy a ser franco, el personaje de Robin es una puta mierda (no importa si es Dick Grayson, Jason Todd o Tim Drake), es un rol de baratillo, sus colorines en el uniforme y su supuesto lado desenfadado lo han convertido en un niñato, que a parte de irritar al lector, ha hecho poco bueno por los relatos de Batman en los que hacía acto de presencia, pero si hay un guionista avispado detrás del personaje el resultado puede ser de nota muy alta, como en Batman, la Serie Animada o en esta Victoria Oscura que nos ocupa.

Si alguien lee este cómic se le caerá la cara de vergüenza al pensar en la tan baqueteada y equivocada supuesta relación homosexual entre Batman y Robin, el primero tomó en adopción al segundo cuando era un crío de unos 8 años, su relación es paternofilial y siempre lo ha sido, Jeph Loeb lo sabe y lo potencia llegando a dar forma a escenas que incluso emocionan (esa maravillosa última página), el guionista sale al paso mateniendo mucho el nivel que insufló a El Largo Halloween con todo el tono detectivesco, de cine noir y entrelazándolo magistralmente con la subtrama en la que se dan los primeros pasos de la relación entre al Hombre Murciélago y el Chico Maravilla (menudo apodo de los cojones)

El dibujo de Sale sigue al mismo nivel que en la precuela, con toques exquisitos de tenebrismo y una organización de viñetas excelente, además mejora su visión de los enemigos de Batman porque la mayoría de la primera entrega repiten en esta.

Otro gran relato, una excelente secuela que si bien no llega al nivel de su antecesora mantiene muy bien el tipo y conforma otra historia a tener muy en cuenta dentro del universo del personaje.


Hasta aquí el top, próximamante comentaré más cómics sobre el personaje, cosas muy dignas como Haunted Knight, disparates entretenidísimos como All Star Batman y Robin o heces fecales imposibles de digerir como Año Dos.



3 comentarios:

  1. Ostias, que bien me viene esto, lo único que he leido de batman es el año uno (cojonudo, por cierto) así que intentaré pillar algunos de estos, pregunta: de ''The Long Halloween'' y ''La broma asesina'' ¿tenemos edición en España?

    ResponderEliminar
  2. Las dos están editadas en España.

    La del Largo Halloween te la recomiendo, el precio no es barato, 25€, pero a mí al menos me mereció mucho la pena.

    La Broma Asesina te la recomendaría al 100%, pero como no eres amigo de los recoloreados la reedición que hay desde el pasado mes de Mayo es radicalmente distinta a la original y ha indignado a mucha gente, si eres muy purista a ese respecto (que creo que sí), no sería una buena elección.

    ResponderEliminar
  3. He estado mirando por internet y no es que el recoloreado sea malo, pero ya que la obra es tan cortita y se quiere hacer una edición definitiva podrían haberse incluido ambas cosas, coloreado antiguo y el nuevo, aunque si se ha optado por recolorear por algo será, vamos, que lo mismo la compro y todo.

    ResponderEliminar